Roberto Diz Pasarela del Sur 2014 (26)

La historia de la humanidad se teje sobre cientos de guerras que han teñido de rojo sangre la tierra para demostrar la superioridad del hombre sobre sus semejantes. Disputas religiosas, familiares o culturales, la Guerra a gran escala era ese sueño romántico en el que unos ansiaban la dominación sobre el otro. Pero… ¿Y si en vez de guerras hablamos de guerrillas?, ¿Y si en vez de grandes batallas se impone el cuerpo a cuerpo?, ¿Y si uno de los bandos son mujeres ávidas de violencia sobre el hombre que venía de fuera? Ellas eran las Amazonas que protagonizaban lo nuevo de Roberto Diz, un juego de sensualidad, moda e instintos primarios que embutían en cuero el cuerpo de las guerreras.

Con la inspiración bélica y el choque de culturas por bandera, 1492 es una colección que se divide entre el verde militar y el negro pero que lucha por imponer una mujer: la sensual, la dominante, la femme fattale que hizo perder la cabeza a los colonos de las Américas y los manejó a su antojo. Todo en la colección era un ejercicio de detalles sutiles que repasan los momentos en que el cuerpo femenino ha tenido a miles de hombres a sus pies: las lentejuelas y los flecos que visten a grandes divas, las capas de reinas, el punto de seda que tiene engachadas a las que van de fashion o el uso de cuero, ese tejido que en los lugares más oscuros une sexo y violencia en una coreografía de placer y sumisión. Puede que para otras cosas seamos más racionales, pero el hombre pierde la cabeza fácilmente cuando se deja llevar por sus intintos primarios. Es ese el momento en que las amazonas mueven su cuerpo con Partition de Beyoncé, el mismo en que las luces hipnotizan a quién se deja llevar y cree que está persiguiendo a su presa cuando la presa realmente es él. Es ese el momento en que las amazonas dominan la situación y, cuando queremos darnos cuenta, llevan las manos ensangrentadas y en sus ropas hay cortes o roturas que demuestran que ha habido lucha. La moda, como casi todo en esta vida, se pone al servicio de aquello que nos hace más animales y vuelve a escribir un capítulo en el que hay vencedores y vencidos. Y Roberto Diz ha vuelto a vencer. No es para menos: su ejercito de amazonas estaba preparado para arrasar con una armadura cosida al cuerpo que ahora muchas querrán imitar.

En líneas generales: Roberto Diz vuelve a entregarse al negro y al verde en una propuesta en la que el cuero y los cuerpos entallados dibujan una figura sensual o aguerrida de la mujer. Viendo la colección detenidamente es posible ver una parte más formal y otra más casual.

Destacamos: a pesar de que por nuestra crónica pueda parecer lo contrario, todas las prendas de esta colección son perfectamente ponibles. Lo único que se quedaría para pasarela es el estilimo de maquillaje y peluquería.

Destacamos (+1): siendo realistas, esta misma idea (mezclar la estética tribal con la guerra, la sensualidad, el cuero o la violencia) perpetrada por otro diseñador menos experimentado y con ganas de provocar por provocar podría haber acabado en Holocausto Canibal. Pero la maestría de Roberto Diz ha hecho que todo quede en una imagen completamente sutil.

Nuestra selección: sin duda nos quedamos con la pieza entera de flecos en verde y el vestido negro con largo midi. De los looks que combinan ambos colores nos decantamos por el que lleva capa y bolsillo al pecho (el más militar de todos).

Roberto Diz Pasarela del Sur 2014 (19) Roberto Diz Pasarela del Sur 2014 (18)

Roberto Diz Pasarela del Sur 2014 (16)