Cañavate We Love Flamenco 2015 25

El término «brevedad» parece haberse asimilado a la figura de Cañavate en los últimos años. El modisto está claro que no requiere de colecciones largas para expresar sus ideas. Pocos trajes le valen para dibujar su flamenca cada año. Esa constante que inició hace dos años en ‘El arte por el arte‘ y siguió en ‘Jerez‘ el pasado año se mantiene en su vuelta oficiosa a las pasarelas sevillanas. 19 salidas compuestas por 8 trajes de flamenca y 11 de calle, algunos para Feria y otros para Rocío, son el ‘Revuelo‘ de diseños y volantes que trae para 2015.

Cañavate We Love Flamenco 2015 26

Como veis en el recuento que hemos hecho, los trajes de flamenca no son mayoría pero si logran llevarse todo el protagonismo de la colección: las faldas de inspiración setentera realizadas algunas en patchwork y con grandes volúmenes son el mayor eco de la personalidad de Cañavate en toda la propuesta. Porque si miramos el resto podemos hablar incluso de ruptura: el estilismo casi salvaje o descuidado, el uso de estampados o cortes que remiten a las gitanas zíngaras y rumanas o las combinaciones de dos piezas nos presenta a una flamenca nueva y diferente. Si hasta el año pasado las flamencas de Cañavate eran buenas e iban al cielo, ahora quieren ser malas e ir a todas partes. Un contraste con la imagen tradicional de Cañavate, acostumbrado a la pureza absoluta de cortes, deudor de la Carmen Sevilla más juvenil o que apostaba por unos acabados y una aparente sencillez que no se terminan de intuir en este ‘Revuelo’. Tampoco está ese aire coplero que solía envolver a sus diseños: esta vez es el flamenco más puro quién parece imponerse en los volantes del diseñador.

En la parte de fiesta si vemos más definido el estilo de Cañavate, pero también se nota un cierto guiño a la informalidad o a romper esa corrección con los looks de fiesta en favor de nuevas ideas menos conservadoras. Trajes cortos sin mangas, encajes, transparencias, tejidos livianos, algún volante, chaquetillas… Diseños casi veraniegos que vienen a recordar que llevamos dos Ferias de Sevilla por encima de los 35 grados. Esas ideas, bien llevadas al terreno de lo aflamencado, dan paso a unas propuestas más campestres, algo enfocadas para el Rocío, pero que encontrarían su sitio en cualquier otro momento. Ideas interesantes, que en conjunto funcionan bien, pero que no logran hacer sombra (por suerte) a la parte de flamenca.

En líneas generales: Cañavate vuelve a cumplir con ese papel que él mismo parece haber asumido. Nada de citas largas, nada de trajes de relleno: ocho trajes de flamenca le sobran para dibujar una flamenca con tintes gitanos y errantes que suponen a la vez una pequeña renovación de su estilo.

Destacamos: la selección de telas. Estamos en un año en que los tejidos (y la combinación de los mismos) están en verdadero estado de gracia.

Ahora suena: Mónica Naranjo, «Chicas malas».

Nuestra selección: La falda blanca con lunares y madroños en negro con un ¿body negro? es todo un look a apuntar (ojo también al estilismo de peluquería). Nos quedamos también con el diseño con cuello caja y flecos en la falda o el dos piezas con blusa de lunares. Y un sí rotundo a la combinación blanco con lunares negros.

Cañavate We Love Flamenco 2015 16 Cañavate We Love Flamenco 2015 20 Cañavate We Love Flamenco 2015 21

Puedes contactar con el diseñador por Facebook o Twitter.

Cañavate We Love Flamenco 2015 24