Entre Paso y Paso siempre se puede ver como ha salido la gente a ver procesiones...

Entre Paso y Paso siempre se puede ver como ha salido la gente a ver procesiones…

Una Semana Santa de calor, de cofradías en las calles, de horarios y temperaturas de verano, de una etiqueta que se pierde en favor de las tendencias de moda del presente año y en el que la estética masculina ha sufrido ciertos cambios tras años de estatismo. Si, la barba (entre otras) ha sido la gran protagonista a pie de calle entre los cofrades que han ido a ver pasos. Ese, y ocho más, son los 9 apuntes que hacemos sobre la pasada Semana Santa, una forma de medir como las modas actuales se trasladan a las calles andaluzas en general y a las sevillanas en particular:

 

gomina-giorgi-6766401z0

1. DEP Gomina. Si, la barba y el pelo sin gomina llevan ya unas temporadas asentadas en Sevilla, pero todavía en la Semana Santa pasada la gran mayoría de los pijos hombres amanecían el Domingo de Ramos completamente afeitados y con su buena dosis de Giorgi en el pelo. Pues bien, este año nada de eso: la barba ha permanecido ahí toda la Semana Santa hasta el punto de que hemos visto acólitos y pertigueros de cofradías serias sin afeitarse y sin el pelo engominado para atrás… Las tendencias masculinas han ganado esta vez a la tradicional liturgia.

Waiting-for-Coachella_LostinVogue_12

2. Coachella Cofrade. La considerable subida de temperaturas estos días también ha propiciado que el armario de verano se eche a la calle y que muchos hayan optado por looks más propios de Coachella (ese festival que se celebra cada año por Abril en Estados Unidos y que marca las pautas de los looks hipster del verano) que de Semana Santa. En general, la gente ha querido ser menos clásica.

3. Shorts. Uniendo el punto anterior con este, el calor ha hecho que muchas féminas recuperasen directamente los shorts del verano pasado para ir más frescas. Llama la atención que una prenda tan veraniega se haya visto tanto en Semana Santa, sobre todo en los casos en los que el corte era demasiado alto… y dejaba poco a la imaginación. Otro punto para hacérselo mirar es lo de combinar los shorts con medias oscuras (si, se han visto).

650_1200

4. La Raya diplomatica. Con algo de sigilo parece que está volviendo. Tuvo su momento hace diez años en su versión en blanco y negro, pero ahora parece que se recupera con aires más británicos/ejecutivo usando azules con rayas blancas… ¿Antesala de lo que podríamos ver en Feria?

5. Vestido negro. Ya dijimos el año pasado que ir de negro NO es ir de luto (para las que se visten de mantilla). Ahora habría que pensar si lo más adecuado para el Jueves Santo es ponerse ese vestido negro de la colección de Navidad que H&M saca todos los años y meter con calzador tu vestido de Nochevieja en un día que, se presupone, hay que respetar ciertas formalidades.

20140319052925_polera-ve-grande-delante

¿A cuantos viste así en Semana Santa?

6. La Sagrada Trinidad: Scalpers, Silbón y El Ganso. Los más de 30 grados que hemos tenidos en los días no festivos nos ha permitido ver como los hombres se han desprendido de americanas, chaquetas o similares. Solo camisas y en muchos casos procedentes de estas tiendas que hacen el agosto cuando llega esta época del año en Sevilla. De todas formas, hay que reconocer que estas marcas han dado un soplo de aire fresco al estatismo, a la falta de personalidad y al aroma a alcanfor que suele tener la etiqueta masculina para las fiestas de primavera.

6. Domingo de Ramos: el conjunto ganó al vestido. Esta vez no hemos visto un vestido que haya sido el claro ganador del primer día de Semana Santa. La tendencia para el 2015 han sido los conjuntos con pantalones de pata de elefante, los shorts o las faldas cortas de talle alto.

marta_azul_1

7. Cada largo a lo suyo. Curioso, cuando menos, también ha sido ver como los vestidos largos han proliferado bastante (con lo incómodo que debe ser llevarlo en una bulla) frente a los monos, una prenda muy vista pero que apenas ha proliferado esta Semana Santa… con la excepción de la copia chinesca del diseño de Panambi que veis aquí y que si se ha paseado por las calles.

8. Se le perdió el miedo al “chino”. Como penúltimo apunte, y en referencia a casi todos los anteriores, la Semana Santa ha dejado claro que las tiendas de origen asiático ya se han asentado en el vestir femenino, sea el momento del año que sea. Un producto mejorado, un diseño más atractivo y unas tiendas mejor montadas han hecho que las tiendas “chinas” sean competencia directa ya de las principales distribuidoras. Y eso se ha visto en Semana Santa: determinados estampados, cinturones, bolsos o chaquetas que han protagonizado más de un look de Domingo de Ramos procedían del ‘Luisa’, ‘Leti’ o ‘Nuva’ de turno… o de sus equivalentes regentadas por españoles. Una tendencia que, de momento, queda reducida a ellas, porque la moda masculina que ofrecen en esas tiendas sigue dejando bastante que desear…

Ya lo pusimos el año pasado, pero igualmente lo recuperamos para este post.

Ya lo pusimos el año pasado, pero igualmente lo recuperamos para este post.

9. El entretiempo en Sevilla es una maravilla. Cerramos el repaso con la reformulación de la famosa frase pues en la semana pasada ha sido complicado acertar con días tan calurosos, noches que no lo han sido tanto y personas que no encajan igual de bien estos cambios. Lo mismo veíamos abrigos, tirantas, pantalones cortos, botas altas… Cada uno ha encajado esta Semana Santa a su manera, aunque lo que no hay duda es que hemos pasado verdaderos días de verano viendo pasos. ¿Se repetirá en 2016?