902062_493296297391720_1752965651_o

Cartel de la agencia Like a Wave que ya hace dos años tomaba nota de las semejanzas entre los dos eventos

Generan expectación, llegan en primavera con el mes de Abril, inauguran la temporada de #caloret, son el trampolín para muchas tendencias y productos que se lanzan cada año y nadie se las quiere perder. Son Coachella y la Feria de Abril de Sevilla. Dos eventos que año tras año coinciden en el calendario y que ahora, gracias a las redes sociales, viven ciertos paralelismos desde el punto de vista mediático. Moda, famosos, música, marcas de bebida, prensa, blogs, redes sociales, postureo… Todo un arsenal de contenidos, productos y servicios se concentran en los eventos que dan el pistoletazo de salida, en sus respectivas regiones, a lo que vendrá luego en forma de festival o Feria. Veamos sus parecidos (o diferencias):

1. Fuente de inspiración. Tanto Coachella como la Feria de Abril son las pruebas de fuego de las respectivas tendencias para la primavera-verano 2015. Mientras en el festival vemos qué looks, prendas o estilos arrasarán en playas, fiestas o festivales que llegarán con el verano, en la Feria de Sevilla se comprueba cuales son las tendencias de moda flamenca que podrían explotar a lo largo y ancho de las fiestas andaluzas que tendremos hasta octubre. Dos termómetros que miden la temperatura en paralelo y que hace dos años coincidieron las coronas de flores a lo Lana del Rey como complemento estrella en los peinados.

El boho chic en Coachella es como los canasteros en la Feria: recurrente hasta decir basta. De David Hasselhoff mejor no hablemos...

El boho chic en Coachella es como los canasteros en la Feria: recurrente hasta decir basta. De David Hasselhoff mejor no hablemos…

2. Moda y Famosos. A Coachella van famosos de toda clase y procedencia acompañados de los looks más estridentes de las principales y más prestigiosas firmas de moda. En la Feria de Sevilla también vemos famosas y trajes de flamenca… pero mientras en lo de Estados Unidos los estilismos rompedores son un must, aquí en la Feria no saquemos a las famosas de 4 nombres y 4 trajes que poco o nada tienen que ver con el riesgo o el diseño.

3. Campañas de comunicación concretas para cada evento. Aprovechando el boom de Coachella y las redes sociales, las grandes distribuidoras de moda low-cost aprovechan para hacer una campaña de comunicación basada en marketing de contenidos digitales. Así “calientan” al público y luego podrán ir sacando diseños que en próximas semanas estarán a la venta en sus tiendas. En la Feria de Sevilla son Cruzcampo o La Güita algunas de las marcas de cerveza o vinos que comienzan una campaña, pensada para “calentar” los ánimos del publico, que se inicia en la Feria de Sevilla y luego la reproducen en las principales Ferias andaluzas.

Paz Vega: de las pocas celebrities que ha podido estar en Coachella y en la Feria en el mismo año.

Paz Vega: de las pocas celebrities que ha podido estar en Coachella y en la Feria en el mismo año.

4. Postureo. ¿Habéis visto vuestras redes sociales? Ir a Coachella es como ir a la Feria. Muchas fotos maravillosas llenas de filtros, con looks muy estudiados, poses nada casuales, fondos escogidos, un ambientazo brutal y un ego que no se queda atrás… Si este fin de semana nos hemos visto bombardeados en instagram por famosos y celebrities en Coachella, vamos a prepararnos que el pijerío la sevillanía no se quedará atrás.

5. Mamarracheo y Arghs. Como en todo, hay quien se pasa. En Coachella hay quién se pasa de alternativo, de moderno, de extravagante y acaba dando vergüenza ajena… Y los redactores online de las revistas de moda bien agradecidos que estarán. En la Feria también tenemos los arghs de turno con las guiris vistiendo trajes de flamenca de los años 90, los modernos que confunden el Real de la Feria con la misma Coachella (si, los hay) y algunos estilismo que, sencillamente, son inclasificables.

Aunque sea Coachella, hemos visto en Costillares más de un modelito tal que así

Aunque sea Coachella, hemos visto en Costillares más de un modelito tal que así

6. Calor. En el Occidente del cambio climático, Coachella y la Feria se han convertido en los dos primeros eventos que ya no sabemos si calificarlos de primaverales o veraniegos. Mucho calor, ropa cada vez con menos tela, mucho alcohol mucha bebida para hidratarse y un sol que baña cada una de las estampas que nos ofrecen los dos eventos. La calor también puede que haya provocado que los looks 100% Coachella se dejen ver por el Real.

7. Música en directo. El cartel de Coachella concentra a lo mejor del panorama pop actual, de eso no hay duda. En la Feria sin embargo para ver cantar a lo más granado del flamenco o flamenquito actual hay que tener la suerte el día exacto y en la caseta exacta… Y cuando les apetezca “arrancarse”. Eso o lograr entrar en una de esas casetas de entrada dificil para verles cantar. Eso sí, en el resto no faltarán grupitos de flamenquito que amenizan y saben como “levantar” el ambiente de una caseta.

8. Crisol de estilos. Todo el mundo tiene cabida en ambos lugares. Que nadie se deje engañar por la imagen externa. Igual que en Coachella conviven distintos estilos musicales, también lo hacen diferentes grupos sociales. Igualmente ocurre en una Feria de Sevilla a la que se tacha de rancia, de clasista, de elitista, de pija y de muchas cosas más… pero a la que al final todo el mundo, sea cual sea su etiqueta, acaba dejándose ver.


9. Prensa. Muchísima prensa gráfica a la caza de famosos, de sus looks, de momentos para el recuerdo y de imágenes a veces se convierten en icónicas… Hasta el punto de que no se sabe si se va a la Feria o a Coachella a disfrutar o a ser vistos… De todas formas, ambos eventos son fuente inagotable de espacio y contenidos en muchísimos medios de comunicación. Lástima que con tanto Youtube y móviles que lo graban todo ya no podamos ver momentazos como el de María Patiño.

10. Saturación. Y como último punto que une a estos dos acontecimientos primaverales, hablemos de lo que ocurre cuando algo tiene tanto éxito. Hay quién dice que Coachella se ha sobresaturado y desvirtuado desde hace unos años por el exceso de famosos que van a lucirse y no a disfrutar de la música. Algo similar pasa con la Feria: se ha vuelto tan mediática y atrae a tanta gente que el inmenso recinto de Los Remedios es insuficiente para albergar a tanta gente. ¿Hay saturación en ambos casos? Puede ser, pero los organizadores siempre van a preferir un lleno absoluto antes que otra cosa. Lo que si tenemos claro es que ninguna de las dos citas morirá de éxito…