50 Caracolá Lebrijana Sábado 38

Hace 50 años no existía internet ni youtube. La idea de una hemeroteca digital era inexistente y la emoción del directo se quedaba en los recuerdos que tejían las sensaciones de quienes habían presenciado o de quienes vivieron en primera persona un evento. Hace 50 años, con mucho esfuerzo, trabajo y modestia, algunos pensaron ¿Por qué no? Y así se gestó la primera Caracolá lebrijana. Medio siglo después la imagen que nos queda de ese primer año son algunas fotografías de las escasas cámaras analógicas que hubo en aquella primera noche de festival flamenco y los testimonios de quienes lo hicieron posible.

Con tan poco se hizo muchísimo para aquel entonces. Y con esas pinceladas que llegaron al presente, Lebrija celebró que su festival flamenco pasara a escribir su historia con letras de oro: un pequeño documental que plasmaba como el sueño de unos cuantos de hacía realidad daba inicio a una noche mágica de cante, baile, sentimientos encontrados, recuerdos y emociones. Del audiovisual se pasó al riguroso directo de un escenario lleno de arte. Pedro Peña repitió 50 años después en el comienzo del espectáculo. Le siguió Curro Vargas y Juana Vargas al cante para dar paso luego al baile de El Lebri. La saga de nombres legendarios continuó con Pepe Montaraz para seguir con Miguel el Funi que se creció ante la noche de celebración que estaba viviendo la Plaza del Hospitalillo. La consolidación del flamenco más puro y lebrijano quedó una vez más representado en la juventud con duende de Fernanda Carrasco y en la madurez temprana de Anabel Valencia. El baile de Concha Vargas acompañada de su cuadro flamenco cerraría la primera parte del espectáculo que aprovechó el descanso para homenajear a los artistas de la primera Caracolá así como a los socios de La Debla, peña en la que germinó este festival. Presentada por María Ruiz y Carmen Romero y con la presencia María José Fernández y Tamara Carrasco, alcaldesa y delegada de cultura de Lebrija, sobre el escenario hubo palabras para las dos grandes ausencias de la noche: Juan Peña el Lebrijano y Curro Malena no pudieron acudir por motivos de salud, pero sus nombre sonaron en más de una ocasión durante los discursos de agradecimiento.

Pasadas las 3 de la madrugada llegaría el cierre a estos 50 años con un broche inmejorable: Inés Bacán y José Valencia al cante y Dorantes al piano llevarían la maestría del Flamenco hecho en Lebrija a un momento único y a la altura de una celebración que elevaría a la Plaza del Hospitalillo como verdadera Catedral del Flamenco a pesar del peregrinar que ha tenido la Caracolá en cinco décadas por varios enclaves señeros de Lebrija. Con casi todos los artistas que pisaron las tablas aquella noche finalizó un espectáculo único para una ocasión única. Ahora queda el recuerdo en imágenes, en vídeos y en infinidad de documentos para una hemeroteca que, dentro de otros 50 años, se revisará para el centenario de una Caracolá a la que le queda mucho todavía por mostrar…

50 Caracolá Lebrijana Sábado 1 50 Caracolá Lebrijana Sábado 3 50 Caracolá Lebrijana Sábado 5 50 Caracolá Lebrijana Sábado 6 50 Caracolá Lebrijana Sábado 8-2 50 Caracolá Lebrijana Sábado 9 50 Caracolá Lebrijana Sábado 10 50 Caracolá Lebrijana Sábado 11 50 Caracolá Lebrijana Sábado 12 50 Caracolá Lebrijana Sábado 14 50 Caracolá Lebrijana Sábado 18 50 Caracolá Lebrijana Sábado 20 50 Caracolá Lebrijana Sábado 21 50 Caracolá Lebrijana Sábado 23 50 Caracolá Lebrijana Sábado 25 50 Caracolá Lebrijana Sábado 26 50 Caracolá Lebrijana Sábado 28 50 Caracolá Lebrijana Sábado 29 50 Caracolá Lebrijana Sábado 30 50 Caracolá Lebrijana Sábado 31 50 Caracolá Lebrijana Sábado 34 50 Caracolá Lebrijana Sábado 36 50 Caracolá Lebrijana Sábado 37