13418465_10208161463586357_2654070932838699005_o

Primeros montajes de Obama en Sevilla… Y eso que aún no ha llegado. [Nota: si conocéis al autor de este, ¡Avisad!]

Barack Obama visitará Sevilla del 9 al 11 de julio. El presidente de Estados Unidos, al que le quedan pocos meses en el cargo, visita un país con un gobierno en funciones y para ello escoge Madrid, Sevilla y la base de Morón como puntos de destino. A buen seguro nos espera una visita de lo más berlanguiana con bien de rancierío, cazadores de selfies y novelerío español por todas partes. Especialmente novelerío: si algo nos gusta en España es coger a alguien de fuera y enseñarle todo lo nuestro cual maravillas de la antigüedad y hacerles ver que el chovinismo por nuestros tópicos deja en pañales cualquier otra exaltación patriotica. Llevado a Sevilla ese prisma se multiplica: aquí somos muy sevillanos y mucho sevillanos. Tenemos la mejor ciudad del mundo, nos los creemos, nos lo decimos y no podemos entender como es que la gente no se conoce la ciudad y sus costumbres tan bien como nosotros. Pero Barack Obama vendrá a Sevilla casi de refilón y en pleno verano: no pasará por Campana ni rozará el albero de Joselito el Gallo. Si sabrá que la ciudad tiene un calor especial.

Pase lo que pase POTUS (President Obama en Twitter) no tendrá mucho tiempo para el divertimento sevillano y se perderá muchas cosas de la ciudad, como estas 7 experiencias que Barack Obama se perderá en Sevilla:

¿Os acordais de las vallas de Semana Santa? Adivinad a cuanta distancia las pondrán cuando este señor pasee por Sevilla.

¿Os acordais de las vallas de Semana Santa? Adivinad a cuanta distancia las pondrán cuando este señor pasee por Sevilla.

Una bulla de Semana Santa. Obama es protestante (no, no es musulmán) al igual que la amplia mayoría de presidentes norteamericanos. No creemos que sea amigo de la representación en madera de Jesucristo pero esto es Sevilla y a buen seguro que más de una buena levantá le habrían dedicado en su visita. Quién sabe, lo mismo hasta habría tocado más de un martillo.

Un día/noche de Feria. La Feria es mu duro que diría María Patiño. Y seguro que el Presidente se habría divertido como un niño en Disneylandia viviendo en primera persona casi todos y cada uno de los tópicos que Sevilla España exporta al exterior. Eso sí, para probar la sangría y la paela debería salir del Real.

El mapping y la ciudad navideña que se monta en el centro. Obama vendrá a una ciudad medio vacía por la calor asfixiante y por el éxodo a las costas de Huelva y Cádiz. Nada que ver con esa Sevilla navideña llena de mappings, gintonics en copas de balón, despedidas de soltera por todas partes y los mercadillos artesanales o puestos de choripan que dificultan el transitar por nuestras calles esos días… Un momento: ¿Y si han recomendado a Obama venir en verano para evitar la masificación sevillana de invierno/primavera?

meme-calor-4

El placer de poder pasear por las calles sin morir por una insolación en el intento. Como decimos en el punto anterior, a más calor menos gente en Sevilla. No nos imaginamos a POTUS paseando en coche de caballos a la 1 del mediodía y andando por nuestras calles por más tranquilas que estén… antes de las 7 de la tarde. El centro de Sevilla es muy agradecido de ver, pero mejor en cualquier época que no sea verano.

El aroma de azahar a media tarde mezclado con una ligera y refrescante brisa primaveral. Quien viva la noche de primavera en Sevilla sabrá de los que hablamos: cuando aún hace un poco de fresco y el azahar florece se conjugan una de las sensaciones más agradables y genuinas del vivir en Sevilla. Lástima que esto tampoco termine de pasar cuando Obama nos visite.

El Bar de Pepe el Muerto. Ya que está tan de moda lo rancio y lo muy sevillano y mucho sevillano, pocas cosas más sevillanas que Pepe el Muerto, lugar con encanto y personalidad único alejado de postureo y sevillanía prefabricada hecha por/para sevillanitos de ayer por la tarde. Al menos, eso sí, le queda conocer el Garlochí…

Nada como el porte de Zoido para hacer aún más sevillana la visita de Obama.

Nada como el porte de Zoido para hacer aún más sevillana la visita de Obama.

A Zoido como alcalde. Vale, Sevilla es un feudo del PSOE y Juan Espadas es alcalde porque tiene una base de electores fiel, pero vamos a reconocer la verdad: Zoido debería ser el alcalde de Sevilla que recibiese a Obama. Juan Ignacio representa la sevillanía como Jesús Gil representaba a Marbella en su momento: su carisma, su perfil, su forma de actuar en publico lo delata. Nadie más sevillano que Zoido para ser ese alcalde soñado para un hipotético ‘Bienvenido Mister Obama’.

 

Pero como Sevilla es generosa, no tenemos la menor duda de que Barack Obama se podrá volver a Estados Unidos en el Air Force One bien cargado de regalos y souvenir entre los cuales no deberían faltar estos 8 souvenirs para reparar el agravio de lo que Obama no vivirá en Sevilla:

Hay formas de quedar mal y luego está considerar esto como "replica" o "souvenir"

Hay formas de quedar mal y luego está considerar esto como “replica” o “souvenir”

Un cartel de Fiestas de Primavera. Pero de los antiguos, de los que de verdad te apetece poner en el salón de tu casa con un marco bueno y no los que hemos visto en los últimos años.

Un cuadro de <inserte aquí Cristo o Virgen a su gusto o elección>. Siempre viene bien y es un regalo muy apañado. Nuestra apuesta es que sea del Cristo de la Fundación o de la Virgen de los Ángeles. ¿O acaso las Hermandad de los Negritos no debe su sobrenombre a los hermanos de esta raza?

Un traje de flamenca de Lina acompañado del correspondiente mantón de manila y unos buenos corales para Michelle. Hace tiempo que no vemos a una primera dama vestir de flamenca. Letizia no lo hará y Rania de Jordania se antoja como muy lejano… Así que mejor Michelle que, además de planta, tiene mucho desparpajo y podría defenderse con los volantes.

Una caja de botellines de Cruzcampo. A pesar de la mala fama que tiene nuestra cerveza fuera de Andalucía… pocas cosas hay más sevillanas que un botellín de Cruzcampo.

Un tupper con adobo del Blanco Cerrillo. Y ojalá que lo lleven de paseo por Tetuán en hora punta para que él pueda embriagarse con su aroma.

56648_535170039831250_1056482488_o

Otro tupper con croquetas del Ovidio. ¿Quién dice que no a buenas croquetas?

Una resaca nivel “mañana del miércoles de Feria” tras mezclar Rebujito y Puerto de Indias en la Fiesta Flamenca que le monten en el Hotel Alfonso XIII. Si el sainete berlanguiano sigue todos y cada uno de los parámetros que debe cumplir una visita de estado de este calibre, lo mínimo que se espera es encontrarnos a todo el pijerío intentando agradar al mismísimo presidente de los Estados Unidos en una mezcla de gracia andaluza prefabricada y un compadreo que obligará a POTUS a echarse a la bebida.

Un álbum con todas las fotos de todos los especialistas en Postureo que durante su visita venderán su alma al diablo con tal de hacerse un selfie con él. Si algo perseguirán todos y cada uno de los posturitas locales, además de intentar acercarse a Obama, es la posibilidad de tener una foto con él. Lo sabemos, lo sabeis, lo saben: cuando este señor ponga el pie en Sevilla habrá una batalla campal por conseguir la foto… y por subirla a las redes sociales. Y no hace falta dar nombres.

Hecho esto, ¿Qué más se perderá Obama de Sevilla y que otro “regalo” podríamos darle para sus últimos meses en la Casablanca?