5 hitos que Cristina García dejó en la moda flamenca

Cristina García 05

El calor de la noche de San Juan será testigo el próximo sábado del nuevo paso que la diseñadora Cristina García dará a nivel personal. Probablemente el más importante de su vida que llega en un 2017 que la diseñadora comenzó cerrando y redodeando su primera etapa en SIMOF en forma de quinta colección con la que ponía el broche a un lustro de volantes e ideas que nunca dejaron indiferente.

A lo largo de estas temporadas hemos visto crecer a García, yendo siempre a más y manteniendo en todo momento la rotundidad o la polarización que se vio en su colección de nóveles: o te encanta o te espanta. Con ella no hay termino medio, como tampoco hubo medias tintas en sus trajes: siempre dio la sensación de que hizo lo que le apeteció en cada momento sin el miedo ese a no vender que tienen los diseñadores. Ella misma lo decía: esta colección no la voy a vender, pero es que no hago pasarela pensando en venderlo todo. Por suerte, para ella, su público no tardó en aparecer y García puede presumir de que su clientela entiende su filosofía y su personalidad a la hora de bocetar.

Todo este legado lo forjó en 90 trajes y 5 colecciones. Cada una de ellas representa un momento o un hito personal que abstraemos de cada temporada y con el que hoy repasamos lo que Cristina García ha aportado a la moda flamenca, que es algo más que trajes o volantes que queden en el recuerdo. Veámoslo paso por paso:

10460569_261643450686448_1833737380993095677_o
Diseño de su colección ‘Sexo, Moda y Rock&Roll’. Foto: Facebook de Cristina García.

Resucitó el concurso de nóveles. Si algo le tienen que agradecer Doble R y Fibes a Cristina es, principalmente, el camino que ella abrió tras ganar los nóveles: desde 2013 todos los ganadores y menciones de los nóveles de SIMOF han repetido como profesionales en la misma pasarela. Cristina fue la encargada de recuperar la fe en un concurso que llevaba varios años viendo como los ganadores… volvían a su casa. Y los datos están ahí. Con la excepción de Gitano y Alicia Caceres (ganador y mención de 2012 que debutaron como profesionales en 2014 al igual que Cristina), los ganadores de SIMOF recogieron el premio y de la mayoría de los que precedieron a Cristina poco se sabe. Si, la crisis fue un factor importante, pero si algo demostró la diseñadora no solo fue talento para el diseño, también para la empresa (es licenciada en ADE).

Cristina García 01

Nunca hay que dormirse en los laureles. ‘Il Bacio‘ fue su debut como profesional. Aplauso unánime de crítica y respuesta contundente del público (clientela). Todo con una propuesta que parecía suavizar las ideas de García en favor de la salida comercial de unos trajes que empezaban a familiarizarnos con el volumen y con el tul que podría pasar perfectamente de la pasarela a la Feria. Si Cristina hubiese querido ser más empresaria que diseñadora a lo mejor nos habríamos perdido lo que vino después porque ella se habría limitado a vivir en su zona de confort. Por suerte no fue así.

Cristina García 02

Reinventó el desfile-homenaje. La historia de SIMOF está llena de desfiles dedicados exclusivamente a un ser querido de la diseñadora o diseñador que ya no está entre nosotros. Al menos uno o dos cae cada año. Propuestas o desfiles con canciones como la de Isabel Pantoja dedicada a su madre, recursos kistch que buscan la lágrima fácil y mucho boato kistch que llegaba incluso a caer en el mal gusto, ¿Verdad Pedro González?
Y entonces llegó ‘Contigo‘. Una historia tan bonita, tan bien contada, tan bien controlada y con tantas ideas que tomaban forma o expresaban en los volantes el sentir de la diseñadora que no hacían falta palabras para explicar lo que estábamos viendo. No había drama gratuito ni recursos que buscasen el aplauso, todo era moda por y para la historia que se hilaba con cada salida. Solo al final hubo esa referencia en la que una inspirada Desiré Cordero contribuyó a levantar al público antes de que acabase el desfile.

Cristina García 03

La moda hay que disfrutarla. La irreverencia, el carácter, la falta de conformismo, la elegancia ostentosa, la noche que nunca acaba, el día glorioso, el fabuloso mundo de los años 80 y la moda como catalizador para plasmar aquello que nos apasiona. ‘Silencio‘ era ese desfile donde aquello que antes se intuía ahora explotaba: el Nueva York de Studio 54 era el telón de fondo para la propuesta más completa de la diseñadora: tenía frescura, tenía chispa, tenía técnica, tenía historia, tenía estampados, tenía enormes volantes, tenía arrojo, tenía personalidad y tenía esas ganas innatas de disfrutar de la vida que se le presuponen a los volantes. Y si no disfrutas de la vida yendo de flamenca… tienes un problema.
Y un detalle que es para nota: cuando toda la maquinaria está perfectamente engrasada, cuando el primer traje concuerda con el último, cuando la música es la que te lleva donde la diseñadora quiere, cuando los estilismos conjugan a la perfección y cuando todo tiene tanta coherencia, entonces el público entenderá y comprará lo que haces. Es lo que tiene no dejar nada al azar.

Cristina García 04

Si te vas a despedir, hazlo recordando quien eres… con todas las de la ley. Volviendo al segundo punto: no hay que dormirse en los laureles. Su quinta colección podría haber sido un “grandes éxitos”, un “voy a repasar mi carrera y ahí os quedáis“. No fue así: ‘Mi Dolores‘ es un tratado de costura en el que la sobriedad que prestan los colores lisos nos dejaban tras de sí una moda sin artificios o una flamenca en la que lo importante era la técnica y la ejecución de como estaba todo hecho. Muchos recordarán más y mejor sus otras colecciones, pero ‘Mi Dolores’ apunta a ser una fuente de inspiración para muchos que están por llegar. Al tiempo con esto.

Con esta colección Cristina dejaba un punto y seguido en su trayectoria como diseñadora de moda flamenca. Cinco colecciones que describen cinco momentos diferentes en los que se nos han contado historias únicas y personales. En todas ellas vimos reflejado algo que muy pocos saben hacer: proponer trajes de flamenca con un estilo renovado, que algunos puristas verían como imponible, pero con el toque suficiente como para ser la elección perfecta para la Feria, porque García en ningún momento olvidó a donde debían ir sus diseños y sus flamencas han sabido lucirse como pocas en la Feria. Tanto es así que su estilo y su gusto por el volumen ha influido a muchos diseñadores que han venido después.

Pero, ¿Qué vendrá de ella ahora? El tiempo dirá. De momento en 2018 no la veremos cerrando ese viernes noche de SIMOF compartiendo pasarela con Javier García, su compañero (y amigo) con el que ha vivido estos cuatro años de volantes y flamencas.

Cristina García 06

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*