Creaciones de Pilar Vera

Durante esta semana se está realizando en el Casino de la Exposición la Pasarela “Moda de Sevilla” en el que los principales diseñadores y empresas de la capital andaluza presentaran sus últimas propuestas.

En el día de ayer pudimos ver dos desfiles colectivos. El primero de ellos era el de la Asociación Moda e Indumentaria de Sevilla, compuesto por Ángeles Verano, Pitusa Gasul, Pilar Vera, Luchi Cabrera, Pepa Garrido, Pol Núñez y Nuevo Montecarlo. Realmente no se trataban de colecciones en sí, más bien estaríamos hablando de propuestas de estas diseñadoras ya que cada pase se componía de cuatro vestidos de fiesta que más o menos dejaban ver cuáles iban a ser sus líneas en este campo para los próximos meses.

En general hemos visto poco riesgo en las creaciones pero, no por ello, falta de elaboración en las mismas. También se ha podido percibir el inevitable “deje” flamenco de más de una diseñadora (aunque en el dossier de prensa ya se presentaba como “Moda de Inspiración Andaluza”) y el predominio de tonos clásicos en moda de Fiesta.

 

La primera en pasar fue Ángeles Verano con una colección llamada “Sevilla” basada en el rojo y el negro (los mismos colores que centraron sus últimas creaciones en Moda Flamenca). Destacaba en ella el uso de flecos, tanto en mangas como en falda, así como de volantes pequeños y patrones muy ceñidos. Aunque su especialidad sea la Flamenca, las últimas propuestas de Ángeles en Moda de Calle, aunque menores en número, merecen un mayor reconocimiento.

 

 

 

 

 

 

 

Pol Núñez seguía a continuación con “Alfareria” compuesta por trajes en los que las gasas estampadas y las organzas bordadas mezclada con colores cálidos daban como resultado unos volúmenes muy generosos en unos trajes de aires hippie pero muy elegantes a la vez. De lo más original que pudimos sobre la pasarela, los trajes gustaran mucho a aquellas que van de alternativas pero van siempre bien arregladas.

 

 

 

 

 

 

 

El clasicismo volvía a la pasarela con Pitusa Gasul y una colección que tenía el color verde como protagonista. Sobria en su conjunto, el predominio de telas planas se veía salpicado en el uso de distintos tonos de verde bien diferenciados entre ellos y en el uso de tocados con forma de turbante. Una vez más, la diseñadora confía en los pequeños detalles para el lucimiento de sus trajes.

 

 

 

 

 

 

 

Pilar Vera está teniendo en el 2011 uno de sus mejores años en lo que a calidad de colecciones se refiere. A “Las Brujas”, presentada en el ultimo Simof, se une ahora “Encajes” que bebe directamente de una de las ideas que dejo ver en su propuesta de flamenca y aquí tiene su traducción es moda de Fiesta: el uso de encajes y del negro con aires flamencos y setenteros vuelven a marcar a la diseñadora sevillana en 4 piezas muy elaboradas y que merecerían haber formado parte de una colección mucho más amplia.

 

 

 

 

 

 

Luchi Cabrera por el contrario no reutilizó ninguna de sus ideas de Flamenca pero si de calle en “Verde que te quiero verde” la cual ya os podéis imaginar de qué color era. Las cuatro piezas estaban realizadas en seda salvaje con detalles de encaje, bordados, volantes y pedrería que se dejaban ver sobre unos patrones muy entallados y básicos. Muy en la línea de lo que se está viendo ahora en moda de Fiestas pero en consonancia con el personal estilo de la diseñadora sevillana.

 

 

 

 

 

 

Por su parte Pepa Garrido presentó la colección más arriesgada y creativa de las siete que pudimos ver. De estilo indudablemente urbano y actual, “Amberes” se desmarcaba del estilo andaluz para presentar pantalones de gasas y encajes, faldas generosas y combinación de colores y de tejidos en todas las piezas. Si bien las dos primeras piezas eran de estilo más casual, los dos últimas se caracterizaban por aunar el barroquismo de telas estampadas con los cortes asimétricos y más personales.

 

 

 

 

 

 

Nuevo Montecarlo cerraba esta tanda de desfiles con otra propuesta con un mismo color de hilo conductor: el negro. Muy básica en la concepción, la firma responde a las expectativas de que sus trajes no son los más innovadores pero si de los mejor elaborados y clásicos que se pueden ver entre las diseñadoras locales. De esta colección destacamos el uso de flecos, la organza en forma de jareta y el uso de pasamanería para los remates.