Llevamos 7 meses de programa, analizando todas las semanas las galas, los retos y los concursantes. Y en todas esas semanas solo una persona ha aparecido en casi todos los artículos dedicados al programa a la vez que hemos tenido que dedicarle otro par de ellos en calidad de concursante y finalista de la primera fase. Si, Juan Francisco Curado, es el indudable protagonista de esta quinta edición de Se Llama Copla sin el más coplero ni el que mejor canta, pero una cosa tenemos clara y os garantizamos que no bromeamos: queremos que gane esta Quinta Edición en la (super)final de Mayo.

Así de claro: sus cinco ex-compañeros de la primera fase tienen cinco grandes voces, en esta segunda fase hay concursantes que le han tomado la delantera en los votos de la audiencia, pero el esfuerzo, la constancia y la capacidad para aguantar el chaparrón, a la vez que se ha enfrentado a todos las polémicas que el programa le ha puesto por delante para crear polémica hagan que cuando hemos echado la vista atrás, entendamos que JuanFran debe ganar por meritos propios. Y ya no solo es por haber sabido concursar (mientras algunos en determinadas van a vomitar la letra de la canción él nunca pierde las ganas de querer hacerlo bien); en esta segunda fase hemos visto al mejor JuanFran, sus actuaciones han sido casi todas de notable y hemos podido disfrutar de ese cantante melódico que en la primera fase apenas podía destacar y que ahora lo hace hasta el punto de haber sido en muy pocas semanas candidato al reto.

Como de él ya lo hemos dicho todo (repetimos, 7 meses hablando de él), solo nos queda ver como JuanFran sigue evolucionando y dándonos muy buenas actuaciones, como «La Bien Pagá» donde quedó claro que todavía queda mucho JuanFran en el programa:

A Favor: ha dado un gran cambio como cantante en esta segunda fase. La ausencia de los cinco finalistas de la anterior fase han dejado ver a un JuanFran que no habíamos visto antes.

En Contra: que tenga que cantar en alguna gala un tema que, como «Campanero Jerezano», sea una cuesta arriba difícil de superar.