Cuando se llevan más de dos décadas sobre la pasarela es normal que, si de verdad te importa tu trabajo, sientas el mismo miedo que tienen aquellos que están empezando. Así es la moda de caprichosa: salir a desfilar es un examen que todos los años hay que pasar, al que se llega con ideas que, relativamente, nos servirán de apoyo pero en el que, finalmente, habrá un juez soberano que diga si has pasado o no la prueba. Y no hablo de nosotros, de la prensa y los blogueros especializados en flamenca, hablo del público y de la clientela: ellas, y solo ellas, a través de sus compras son las que decidirán quienes pasan el examen. Nosotros, como medio, lo más que podemos decir de Pepa Garrido es que no debería tener ‘Vértigo‘: su propuesta 2018 se presenta y se defiende por sí sola.

Para 2018 Pepa Garrido nos ofrece las diferentes versiones de su propio universo muy matizadas y, sobre todo, con una paleta de colores muy bien elegida. No abandona el hippyechic que casi siempre envuelve a su flamenca y lo adorna con una mezcla de tonalidades algo circular, pues partiendo del negro se pasa a diferentes combinaciones que desembocan, de nuevo, en el negro y blanco que tan bien funciona en flamenca. Lo hace sin apenas volúmenes pero con un arsenal de volantes bastante generosos, con talles más altos, tejidos con mucha caída y unos colores donde Carmen, directora creativa de la firma, es fiel a su gusto por mezclar tonos fríos de azules o rojos con gamas tostadas de mostaza o verde. Un compendio bien resuelto donde la comodidad de una flamenca que, por momentos busca lo diferente, parece ser la nota dominante.

Es precisamente ahí, cuando se buscan las formas nuevas donde aparecen algunos diseños que habría anotar y tener muy en cuenta para 2018. Puede que ninguno de ellos sea el paradigma de lo rompedor, pero sí se cumple aquello de que “con muy poco se hace mucho”. O el “menos es más” aplicado a flamenca. ¿Nuestro consejo? No tengan vértigo y repasen una colección que mejora el resultado de sus propuestas precedentes.

En líneas generales: Pepa Garrido ofrece una colección variada en cuanto a colores unida a los talles altos, cuerpos entallados y volantes con mucho movimiento haciendo una flamenca que quiere flamencura y comodidad al mismo tiempo.

Destacamos: aunque algunos de los colores, a priori, parezcan poco favorecedores, dan mejor resultado del esperado.

Nuestra selección: nos quedamos con el canastero amarillo estampado o el vestido mostaza de lunares (ambos apuntan muy buenas maneras). También nos quedamos con el dos piezas en blanco y negro.


Pepa Garrido tiene su tienda en Sevilla, Calle Arcos 27.
Contacto: 954 27 27 93
Puedes seguir la firma a través de Facebook.

.