Cuando hemos preguntado a muchos diseñadores jóvenes sobre el paso de novel a profesional, casi todos coinciden en que eso no se consiguen en un año, que la etiqueta “profesional” necesita unas temporadas para tenerla como tal. Ana Morón es, sin duda, una de las que ya hace años lo consiguió tras consolidarse en la pasarela y tras hacer ver que su flamenca era pasarela y era feria, con todos sus diseños pasando sin apenas modificaciones de Fibes al Real.

Con ese discurso de lo ponible superado, Ana Morón está en un momento de madurez como diseñadora y empresario que, eso sí, no olvida porqué cada año la esperamos en pasarela y en ‘Elements‘, su propuesta para el 2019 volvemos a encontrar esa fusión entre volantes, creatividad, trabajo artesano y reminiscencias artísticas:

El universo Morón existe… y así se queda. La trayectoria de Ana Morón es sin duda una de las más profusas de toda la flamenca en tanto que ella misma ha curtido un estilo particular que, año a año, se ha entregado a sus bocetos, pero al mismo tiempo ha ido desarrollando un universo creativo que, con el paso del tiempo y de manera lógica, empieza a mantener ideas que se quedan: los mantones o mantoncillos patronados sobre el cuerpo, los flecos, las carruchas de grandes dimensiones o los bordados son las señas de identidad que en ‘Elements’ acompañan a degradados, pétalos y a las formas nuevas que aparecen en mangas y faldas.

Una paleta de color elemental. Nunca mejor dicho. Cada parte de la colección representa uno de los cuatro elementos con la salvedad de que la tierra se plasma en el rosa y el verde, representando a la flora y la fauna. El naranja y rojo nos llevan directos al fuego, mientras que el azul con turquesa (colores fetiche de la diseñadora) es el agua y los celestes forman un aire cuajado de nubes.

No, no es barroca. Por su carrera y por sus diseños se ha etiquetado a Ana Morón como una diseñadora barroca, pero realmente los movimientos artísticos que mejor definen su carrera son otros dos que casi convergen en espacio histórico: la flamenca Morón es impresionista y modernista desde sus inicios. Desde ‘Nenúfares’ y ‘Las Mil y una noches’ hemos ido viendo como sus volantes recogían siempre algo de esas etapas en la historia de arte. Elements toma la naturaleza o el cromatismo degradado impresionista y lo une a los bordados y complementos que aproximan a esta flamenca a las gráficas publicitarias del art-noveau.

La comunión perfecta diseñadora-modelos: conforme pasan los años en SIMOF es habitual que se afinen ciertos detalles con la búsqueda de perfeccionar la puesta en escena, como puede ser el casting de modelos. Ana Morón no es que tenga favoritas (que las tiene), es que sabe unir como pocos los diseños que le van mejor a cada modelo. Conoce las poses, conoce como caminan y se conoce los cuerpos, y eso hace que el vestido, indudablemente, se venda mejor. Ella diseña para su clientela, pero en parte también diseña para que Mónica Rosón haga un movimiento de brazos difícil de replicar, que Mercedes Muñoz serpentee por la pasarela o que Raquel Bonilla haga de sus facciones afiladas una cándida inocencia. Ana sabe como vestirlas, ellas saben como responderle y el resultado, a nivel escénico, es siempre impecable.

Nuestra selección: nos quedamos con el rosa con una gran flor en la parte superior, el verde y azul de mangas abuyonadas o el turquesa canastero.

Puedes contactar con la diseñadora a través de Facebook.
Ana Morón tiene su tienda y taller en Umbrete, en Avenida de los Poetas 22.
Contacto: 651457860

.