Amparo Macia y Cañavate han vuelto, ¡Celebration!

Dos buenas (y muy buenas) noticias tuvimos en la última gala, en lo que a estilismo se refiere, claro: Amparo Macia y Cañavate volvían a Se Llama Copla por primera vez desde la cuarta edición. Y lo hacían para vestir a las dos concursantes cuyo estilo mas se asemeja al de ambos diseñadores.

Cintia Merino era la encargada de volver a llevar un traje de la diseñadora jerezana sobre el escenario de Se Llama Copla. De un rojo intenso y con detalles en turquesa en el escote, esta creación es fiel reflejo de la costura inconfundible (sobre todo en volantes) de Amparo Macia y que ya la hizo muy popular cuando vestía a Laura Gallego. Siendo Cintia una sanluqueña que vive en Jerez, fue una grata noticia que fuese ella quien lo llevase y no otra.

 

Ana Pilar, por su parte, nos devolvía a Cañavate al programa, otra de las “ausencias” que echábamos en falta los que mirábamos con lupa el estilismo. Buena elección también de concursante, decir que Ana Pilar iba guapísima por enésima semana consecutiva no es nada nueva, pero es que ¡Vaya! Es que estaba guapísima, y eso que la combinación de Corsé a lo Xena (Princesa Guerrera), Red de Moñas y Falda sobrada de detalles a priori es imposible, pero las cosas hay que saber combinarlas bien y saber a quien ponérselas.

 

También nos ha gustado mucho ver de nuevo una Bata de Cola en el programa. Mari Carmen Molina debía de llevar una para cantar “Romance de Valentía”, luciendo una de Ismael Dominguez que, por cierto, la algecireña supo torear y pasear bastante bien. Con volantes muy bien hechos y combinación de colores que le favorecían mucho a Mari Carmen, este traje junto a los mencionados anteriormente fueron, sin duda, los tres mejores de la noche.

 

Muy favorecida vimos también a Rocío Peláez con el traje que, tal vez, mejor cuerpo le haya hecho de todos los que ha llevado. Queda claro que Sonia e Isabelle (que se merecen hacer gratis el Desfile de Simof de 2012 solo por el esfuerzo que están haciendo) ya le tienen muy bien cogido el cuerpo a Rocío, ya que la malagueña lleva ya algunas semanas yendo muy ataviada.

 

Selina del Rio iba con uno de esos trajes que forman parte del grupo de “Precioso pero repetido en el programa” ya que este traje ya lo había llevado en la segunda edición. Eso sí, sin los complementos que llevase la de Dos Hermanas, este traje de Aurora Gaviño nos encanta aunque sepamos que es un “ya visto”. Por cierto, hay un detalle que nos gustaría comentar/preguntar: ¿Os habéis fijado que Selina casi siempre va vestida en tonos morados, malva o rosáceos?

 

Macarena Soto por su parte repetía esta semana con traje de Sevillania. Mucho más recargado que el de la semana pasada, el traje nos parece excesivamente “de feria” y muy poco “de escenario”. Además para “Quiereme que tengo Tela” nos habría gustado un traje más informal y desenfadado. A todo esto, pase el product placement de Cristian Lay, pero la pulserita de Unicef, por muy buenas intenciones que haya, nos parecen antiestéticas y destrozan algún que otro estilismo.

 

Cristina Serrano también repetía diseñador, Nelson y Carreras, pero esta vez con mucho menos acierto que la semana pasada. A ver, sabemos que el look “El Futurismo meets Los 90” tiene sus seguidores, pero no es lo mejor para cantar un drama de Marife de Triana, además que el corte de la falda era demasiado alto (y el tejido muy tieso y con poco movimiento). Eso si, nos ha gustado peluquería y maquillaje.