Algo que estamos viendo en la presente edición y que, para los que entendemos que la Copla es una paleta con muchos colores, es muy de agradecer es la aparición de nuevos roles o perfiles de artista que se encuadran dentro de los distintos palos que tiene el género patrio pero que, por algunos motivos, apenas se habían visto en el programa: Ana Pilar es una vedette de Revista Española (Mercedes Ríos era más cupletista que vedette), Jonathan es flamenco puro, más próximo al cante jondo que a la Copla o Macarena Giraldez, que representaba, aun siendo mujer, a los mariquita y transformistas que reconstruían a las grandes Divas a base de hiperbólicas actuaciones en locales de ambiente.

En esa senda también esta Fernando Rey: el granadino representa ese perfil de coplero sin complejos de su amaneramiento y mas lirico que flamenco gracias a su registro de voz. Haciendo un símil, Fernando puede tener un aire a Pitingo o Fernando Soto en cuanto que conjuga una voz poco rasgada con una clara apuesta por el movimiento en la actuación. Otra comparación menos afortunada es a esos cantantes y cantaores de “flamencofusión” (odiamos ese palabro y lo que supone) que deconstruyen el flamenco para dárselas de alternativos, modernos y guays pero que en el fondo les falta arte y les sobra sobreactuación.

Fernando de momento ha demostrado mucho arte, carisma y buenas ideas que aportar al programa. Su voz no es la de partirse la camisa y romperse la voz; eso le viene de perlas para evitar comparaciones con Jonathan Santiago. Al mismo tiempo tiene porte de cantaor pero carece de la testosterona de Álvaro Díaz. Tampoco es tan marica como Macarena Giraldez ni tan andaluz como Cintia Merino. Si nos olvidamos de su melena, de que es gitano y de su (sobrada) expresividad corporal, podremos ver sin problemas a otro artista de esta quinta edición con personalidad propia, que tiene mucho que decir y que probablemente vaya a cantar mas Coplas conocidas en voces femeninas que algo de Farina o Valderrama.

A pesar de que nos da muy buenas sensaciones no sabemos qué decir de su relación con el Jurado: el año pasado, Pive le dijo a Juanma Jerez que “Me Embrujaste es para decirlo, no para caracorearlo” y a Fernando le ha dedicado otra perla similar en su reto de entrada. Creemos que Alba y Felipe le van a dar buenas puntuaciones y que Hilario también lo tendrá en buena estima. Respecto al publico… no nos extrañaría que lo mandasen al reto en sus primeras semanas, aunque al ser el único granadino podría salir mejor parado.

 

Los Expertos Dicen:

«Fernando Rey sustituye a una de las concursantes que menos posibilidades tenía de seguir avanzando en el programa. Absolutamente estancada y carente de personalidad, hacía tiempo que Rocío debía haber abandonado el programa. Sin embargo Fernando Rey es un buen cantante, de tipo fantasista, que nos puede proporcionar un perfil muy interesante en un programa que estaba empezando a aburrir. Fernando, además de una voz muy bien modulada, con un quejío flamenco amable y personal, aporta también una capacidad de interpretación con muchos matices que nos dará, sin duda, grandes actuaciones. Su asignatura pendiente quizás es la expresión corporal, que no acompaña a veces sus capacidades escénicas incontrovertibles.»

«Con él tengo la sensación de que no es su año, porque su perfil ya lo tenemos en otros concursantes, Fernando es flamenco, pero para flamenco tenemos a Álvaro Díaz, Fernando es un gitanito con el pelo largo, pero para eso ya tenemos a Jonathan, Fernando gesticula mucho, pero para eso ya hemos tenido a Macarena Giraldez y mucho me temo que su paso por el programa va a ser tan corto como el de Macarena.»
A Favor: personalidad, presencia escénica y una voz más personal de lo que pueda aparentar.

En Contra: llegar tarde en la edición de Jonathan Santiago, Álvaro Díaz, Cintia Merino y Macarena Giraldez. Es  hombre y flamenco y a Pive casi siempre le sobran concursantes que cumplan esos dos requisitos…

Concursantes de Referencia: Juan Calero, Macarena Giraldez, Jonathan Santiago.