Para los que no hayáis leído nuestra anterior entrada, aquí va una aclaración: hemos pregunta si alguien puede explicar porque los concursantes malagueños desde la tercera edición hasta hoy tienen en Se Llama Copla una suerte similar. Algunos diréis que al menos ello concursan, no como otras provincias que tienen una participación testimonial (lo que da para más de un articulo), pero hoy queremos fijarnos en cómo les ha ido a los malagueños. Lo que describimos no es único de ellos, pero llama la atención que todos tengan la misma procedencia…

 

Para no repetirnos mucho, la mayoría de ellos (con algunas variaciones) ha tenido el siguiente paso por el programa:

Llegan, reciben alabanzas, entran, consiguen primeras buenas puntuaciones hasta que…. En una Gala se da un giro radical y empieza una campaña (más o menos larga) hasta que el concursante va a la calle, ya sea por cantar canciones menores, valoraciones del Jurado metidas con calzador y el descenso de votos del público. Veamos cada caso:

 



Selene Molina
: Selene tuvo un gran comienzo llevándose vitores de Jurado, Pive y publico, durante su primer mes, pero un par de actuaciones malas la llevaron a ser frecuente en el reto y salvándose siempre in-extremis del reto. Cuando parecía que la cosa remontaba y que Selene se había recuperado, una noche regulera y la mala suerte (enfrentarte a Nazaret en el reto es MUY mala suerte) dieron con la malagueña en la calle y fuera inmerecidamente del plantel de finalistas.

 



Mayka García
: su historia es más singular porque casi entra en la segunda edición si no llega a ser por Perlita de Huelva. Ya como concursante, Mayka tuvo un comienzo timido que se vino arriba tras encarrilar 3 grandes actuaciones. Inesperadamente con “Yo Soy Esa” la masacraron de lo lindo (ni ella se esperaba las votaciones que le dieron) y ese fue el comienzo de su adiós aun habiendo dejado buenas actuaciones por el camino. Ni tan siquiera hizo mucho en su reto por quedarse.

 



Natalia Moralo
: no ha sido concursante, pero si se dio a conocer en los Casting de la tercera edición. A las puertas de obtener un banquito por dos veces, Natalia quiso intentarlo en la cuarta sin suerte. Le ha ido mejor en “Nacidas Para Cantar” donde puede que haya podido quitarse su espinita de haber sido concursante de la Copla.

 



Mariló Ruiz
: buena llegada, simpática, cayendo bien, salerosa y jovial a pesar de la edad…. Hasta que en la Gala 2 se liase un pifostio de la hostia y Mariló pasara a ser la “mala” del programa. A partir de entonces sus totales eran los más deseados por los redactores y sacaron buena miga de ellos para que su estancia fuera más corta. Su caso, en versión adolescente y extendida lo tuvimos con…

 

Juanma Jerez al que nosotros también criticamos y fuimos implacables con el ya que en casi todos los videos lo pillaban en un renuncio que después se aprovechaba hasta extraerle su ultimo jugo… Así estaba claro que pocos votos del publico iba a arañar ya que lo intentaron poner como mal rollero y el “malo de la peli”. A Juanma le hemos pedido perdón personalmente, no fuimos justos en ningún momento con él y se nos había olvidado que era menor de edad porque por muy maduro que fuese como artista, hay situaciones a las que aprendes a enfrentarte con el paso de los años… y con 25 años no se responde a una pregunta de la misma en que lo harías con 17.

Juanma no tuvo muchas dificultades para entrar ya que era la mejor voz masculina de su edición, estaba por encima de sus cinco compañeros aunque le faltase magnetismo con el público. Sus actuaciones a veces se ensombrecían por sus
videos previos, otras veces le servían para desahogarse a su manera y callar bocas. Sea como sea, el Jurado lo valoraba bien, el público le votaba poco, el programa no hacía por aumentar su popularidad y quedó en un injustísimo decimo puesto que no le hace honor a su valía artística. Buen comienzo, la cosa se tuerce y al final a la calle. Lo de siempre pero en 16 semanas.

 



Inma Garcia
: su acto también duró 16 semanas. De llegar al programa por los pelos a ser una de las revelaciones de la cuarta edición, Inma pudo ser una de las “fuertes” de su edición antes de que poco a poco empezase a decaer, especialmente tras pinchar en “Vámonos Pa Cai”. Su salida del programa no pillaba a casi nadie por sorpresa aun teniendo una trayectoria entre el notable y sobresaliente. Curiosamente su puesto lo ocuparía…

 



Juan Jesús Serrano,
que tuvo que esperar a su tercer reto para sentarse en un banquito. Una vez en el, sus primeras tres actuaciones fueron muy buenas e incluso pudo ser favorito. A partir de ahí, notas más bajas, zona de peligro y demás hasta acabar en novena posición y perdiendo ante Isabel Geniz en el reto. Al menos pudo ser finalista.

 

Rocío Peláez: el primer caso que vimos en esta quinta temporada no fue más distinto a otros que ya habíamos visto. Rocío no tuvo el favor de Pive pero si el de Marta Quintero para ser concursante. A partir de ahi, entre los favoritos y el público pudo mantenerse en el programa durante nueve semanas pues el Jurado solo la sacó una vez una de la zona de peligro (no así los viernesnocheros). Entre que se ha salvado muchas veces del reto (algo que ya ha pasado con otros concursantes en otras ediciones) y el repertorio asignado no le hacía ningún favor, la malagueña poco mas pudo hacer en el concurso.

 



Macarena Soto
: y llegamos a la de Torremolinos (y al origen de esta entrada), que tuvo una buena entrada (inmunidad incluida) para después pasar a ser una habitual en la zona de peligro y del reto. Un fallo de Oscar Calderón es lo que la mantiene en el programa (en ese reto ella no hizo mucho por quedarse tampoco). Actualmente está recibiendo valoraciones muy bajas y ha pasado de ser de las fuertes a las “débiles” ante la masiva entrada de nuevos concursantes. A la espera de que “arreglen” lo suyo, le pedimos a los viernesnocheros que no sean duros con ella.

Por cierto, Ana María Morales también es malagueña y también ha empezado con buen pie… quien sabe.