El ingenio de los twitteros mezclando el léxico cofrade con el vocabulario electoral en #eleccionescofrades

Las elecciones andaluzas de este año en el que se elegirá al nuevo Presidente de la Comunidad Autónoma son el 25 de Marzo. Hasta ahí todo normal con una salvedad: es el Domingo de Pasión. ¿Y que es? Pues es el domingo previo al Domingo de Ramos, en muchos pueblos y capitales suele ser el Pregón de Hermandades previo a la semana mayor y de por sí hay mucha vorágine en las calles por los últimos besamanos (o besapié) en las Iglesias en los que a su vez ya están montados la mayoría de los pasos, hacen que las calles vayan a estar atestadas de gente. Ante este panorama, muchos andaluces y no andaluces nos hemos indignado, cabreado y entrado ganas de mataros a todos puesto a hacer el chascarrillo y la coña con este tema sabedores de las de cosas que se nos acumulan en un día.

Nosotros hemos aportado nuestro granito en Twitter (@aymaricruz) y ahora hacemos un pequeño resumen de las 10 cosas que con toda previsión puedan pasar en la fiesta de la democracia andaluza el Domingo de Pasión:

1. Que te llamen para una mesa electoral y tengas entrada para el Pregón: usted querido lector va a ir al Pregón de Semana Santa de su localidad, el pregonero es amigo suyo, es la ilusión de su vida y por supuesto que no querrá faltar a tan magno evento. A no ser que te llamen para que seas presidente o vocal de mesa electoral… De ser así Javier Arenas tiene garantizado un voto solo del cabreo que le va a entrar al aludido en cuestión.

2. Que el Pregonero seas tú y te llamen para la mesa igualmente: lo vemos y lo subimos. Menudo marronazo para que el le pase esto y tocamos madera para que no ocurra, ¿Qué hacer en estos casos? Recordemos que estamos en un Estado aconfesional y que la Iglesia no debería interferir, pero no nos cabe duda de que si esto le pasa a alguien no va a haber Semana Santa sin lluvia que lo remedie.

3. Que te encuentres en la cola para votar a los mismos que te encontrarás después en la cola de la Iglesia. Y quién sabe, lo mismo hasta te lo encuentras en la cola para pedir mesa en los bares para las tapitas.

4. Que a tu pareja le toque estar en una mesa y a ti no. Si no teneis hijos, no hay problema. Si vuestros hijos son muy pequeños, o te quedas sin disfrutar del día o cargas con ellos. Y si tienen más edad, los gintonics caerán igualmente sobre las 7 de la tarde.

5. Que en el colegio electoral haya más de un auricular con el futbol Pregón puesto. Esto ya es mucho más probable que pase.

6. Que los periodistas tengan más trabajo. Muchos acontecimientos en un solo día, la edición del Lunes 26 va a petar, amen de que ya mañana día 12 periodistas como Antonio Burgos hablarán de esto en su columna de ABC.

7. Que el colegio electoral te pille demasiado lejos del centro de la ciudad, que es donde suelen estar lo “interesante” del día. En ese caso recordad que hay voto por correo.

8. Que haya menos interventores en las mesas que otras veces. Sean PP, PSOE, IU, PA, UPYD o lo que sea, en todos los partidos hay cofrades y capillitas y seguro que más de uno no va a tener ganas de estar allí viendo pasar las horas. ¿Que no?

9. Que “La derecha alante, la izquierda atrás”. Mensaje subliminal que un twittero ha publicado. ¿Querrá decir algo que no entendemos?

10. Que a un periodista cofrade le toque ser presidente de mesa. En ese caso, le pedimos a los compañeros periodistas que graben y suban a Youtube la reacción del susodicho al enterarse que eso sí que no va a tener precio.

 

Para todo lo demás, teneis en Twitter el hastag #eleccionescofrades donde mucha gente está haciendo coñas y chascarrillos con el tema. Y ya que estamos: con la medalla del Baratillo en una mano y la de los Dolores en la otra, ¡Le pedimos a Griñán que nos libre de tener que ir a echar la peoná en la mesa electoral!