¿El mismo traje de flamenca sirve para la Feria y para el Rocío? Si y no. La Moda Flamenca es un concepto que engloba todo aquello que lleve volantes, flecos y/o lunares si bien puede haber multiples variantes en tanto es el único traje regional que cada año se renueva y cuenta con pasarelas propias. Si ancha es Castilla, Andalucía es aún más grande (geográficamente hablando) por lo que las muchas variantes sobre el traje de flamenca se van sucediendo a cada rincón de nuestra tierra pero, al final, el traje de flamenca es un traje de flamenca. Con esta parrafada no queremos dar clases de nada pero si recordar que el traje de flamenca tiene una funcionalidad concreta, cerrada a unos pocos eventos al año en los que solo unas pequeñas diferencias distinguen al “traje de feria” del “traje de romería”.

A Rocío Martín le gusta la romería, le gusta el camino, cruzar el río por Sánlucar y llegar por Doñana la aldea. Ese es su elemento diferencial: su colección “Degitana” continúa una línea pensada en la comodidad del camino o en la alegría y emoción que supone el acercamiento a la Blanca Paloma. Así, nos encontramos con una colección que sigue una linealidad, similar a la del camino que pueda seguir la hermandad de Jerez de la Frontera: desde una salida alegre en familia con telas en tonos vivos, algunos detalles y volantes poco pesados para no “cargarse” desde el comienzo, tanto en versión adulta como en infantil. De ahí pasamos a estampados de flores y dibujos abstractos para los días del camino con algunos guiños (blanco y azul) para la llegada a Sanlucar o el cruce por Doñana (atención a los trajes azules con estampados en dibujos de cashmere). Para las noches interminables, no faltna el negro y el blanco que añaden un punto de elegancia y se alejan del coqueteo con el albero que tienen casi todos los trajes que pasan por la Raya Real. Elegancia que se repite en las propuestas en rosa o verde en tonos pálidos más acordes para todo lo que hay que vivir (y sentir) durante el fin de semana en la aldea, donde la vorágine del camino es menos y a la romera (o flamenca) le gusta “producirse” más. De este paseo por el Rocío si vemos como punto en común de todos los trajes el corte al tobillo (como no), algunos de talle corto y el protagonismo de los flecos y de los mantoncillos como complemento estrella junto a flores de gran volumen.

Que esta colección sea muy rociera no quiere decir que no valga para Feria: los estampados azules o los negros con flores de colores bien valen para pasearse por el Real. Añadiríamos también los rosa bebé (o pálidos) que se asemejan al traje de feria más sevillano y que dan a la colección un punto clásico en medio de todo el colorido y el aire alegre de una colección con un sabor claro y en el que se distingue una vez más la diferencia ente el Real y la Aldea.

En líneas generales: Rocío Martín propone una flamenca muy rociera, es decir, trajes cómodos, volantes pensandos para el camino y cortes poco complicados.

Destacamos: la tela azul con estampados de cashmere, colorido y personalidad para la romera.

¿Me Recomiendas un Traje?: nos quedamos con dos estampados (el azul con detalles en amarillo y el negro con detalles en rosa fucsia) y con el rosa de lunares blancos. Buenas opciones tanto para Feria como para el Rocío.