De todo lo aparecido y/o acontecido durante la resurrección de la Copla como género masivo vivida en estos últimos años, «Coplas del Querer» es sin duda la obra maestra que debería pasar a la historia pues, aún tratándose de versiones, es la composición mejor estructurada y preparada para que, de manera didáctica, se pudiera entender como el género se podía recuperar y actualizar sin perder su pureza. Muchos captaron el mensaje y a la vista están los resultados: buena parte de los aspirantes a cantantes de Copla prefieren las versiones de Poveda a las originales para aprender a cantar el género y tienen en «Coplas del Querer» un disco de cabecera al que siempre se puede volver como si se tratase de una enciclopedia.

Cumplida su «misión» en la Copla (donde se ha convertido en uno de sus estandartes en la actualidad) Miguel Poveda vuelve al Flamenco con un trabajo donde el planteamiento inicial no dista mucho de su anterior trabajo. Por decirlo de alguna manera, «ArteSano» es el capítulo que viene a continuación de «Coplas del Querer», una obra en la que Poveda acerca el cante jondo, el flamenco de verdad, a los que ya le dedicaron tiempo con su anterior trabajo. Nada de flamenquito ni diminutivos, con «ArteSano» estamos ante un trabajo de verdad, ya sea artesanía o un arte sano (libre de florituras o excesos), el esfuerzo de Poveda por hacer de sus discos algo didáctico a la vez que ameno es digno de alavar pues si la Copla estaba olvidada, el Flamenco actual vive un sino entre un público especializado (del que hemos hablado recientemente en nuestra web) que exige mucho y un público masivo que de las «rumbitas» y el «flamenquito» no sale.

La dualidad que acompaña a «ArteSano» se deshace pronto, concretamente en los primeros segundo de «Con ser tan sabio«, probablemente una de las mejores opciones para abrir un disco que se ha podido escuchar ultimamente: de menos a más, con la voz de Poveda tomando todo el protagonismo y una percusión que hipnotiza y seduce al oyente hacia el disco. «El Alfarero«, «Te desafío» y «Serafino» forman un trío de bulerías, fandango y alegrías que terminan acomodarnos en la obra mientras la voz de Poveda muestra esa capacidad para sonar flamenca y lírica en una misma nota. A partir de ahí se van alternando temas lentos con otros más alegres, cada uno de ellos de un palo distinto, hasta finalizar con una soberbia revisión de «La Ruiseñora«, en un guiño a su anterior trabajo, y con la «Nana de los Rosales» que viene a ser el buen cierre de un disco que tiene un conjunto elaborado, estructurado en base a varias dicotomías y que es un soplo de aire fresco alejado de las fusiones dudosas o de la producción carente de inquietudes artísticas.

Tal como ocurriese con «Coplas del Querer», si Poveda logró que un doble disco se convirtiese en la cabecera de muchos cantantes (y aspirantes a cantantes), «ArteSano» es una perfecta continuación en la que ahora el oyente podrá re-descubrir el flamenco de la mano de un maestro, o de un artesano.

 

En líneas generales: Miguel Poveda se confirma como todo un catedrático del Flamenco. «ArteSano» es un disco con el que disfrutar y aprender mucho sobre el Flamenco.

Destacamos: la pureza y el compromiso de Miguel Poveda con el flamenco. Se agradece la ausencia de electrónica o de otros sonidos.

Temas recomendados: «Con ser tan sabio», «El Alfarero», «Serafino», «Triana, puente y aparte».