Flamenca de instinto coplero con la que muchos se pegarían una buena fiesta en la Feria de Sanlucar o en el Rocío. Cintia Merino es una de las concursantes con mayor desparpajo y alegría que ha pasado por todo Se Llama Copla, pero también de las que más temperamento ha mostrado en cada una de sus actuaciones, derrochando poderío, caracter y mucha raza cuando la situación lo requería (en temas de corte dramático) o convirtiéndose en la alegría de la huerta en las canciones más rumbosas. Asi, la que empezó siendo la «sobrina de las Carlotas» se ha  convertido en una de las protagonistas de esta quinta edición, la de los flamencos y la de los cantaores, en la que ella no ha hecho nunca dos actuaciones iguales y que el arte lo lleva en la sangre. Y es que, por mucho que se lo trabaje, Cintia canta como le sale en el momento, dejando mucho a la improvisación y poco a la planificación cuando se trata de interpretar (e incluso de cantar).

Irregular con el voto del público, solo esperemos que la gente se acuerde de ella, de lo bien que lo hace y que la voten, porque la primera concursante de Sanlucar de Barrameda merece sin duda estar entre los grandes finalistas:

 

5. Mis Trenzas

 

4. Con los bracitos en cruz

 

3. Tanto tienes, tanto vales

 

2. Castillitos en el aire

 

1. Los Tientos del Reloj