Lola Flores en una imagen de la película "Sevillanas" de Carlos Saura

Era la Faraona, era una de las indiscutibles Reinas de la Copla, pero también era musa kistch, diva postmoderna, referencia para las tonadilleras más raciales y la dueña de muchas de las frases más utilizadas hoy en día para rellenar muchos chascarrillos. La Lola era eso. La Lola.

No cantaba ni bailaba (supuestamente) pero tenía arte por los cuatro costados, ya fuese dentro del escenario o fuera de él y para la posteridad han quedado sus canciones, sus actuaciones y su personalidad. También han quedado momento míticos (la boda de Lolita, el escándalo de Hacienda, sus programas de televisión) que alimentaban esa imagen de diva irreverente pero que siempre caía bien.

El pasado 13 de Mayo recordábamos su espectacular versión de la copla del mismo nombre. Hoy, cuando se cumplen 17 años de su fallecimiento, no vamos a hacer una gran recopilación, solo nos bastan estos cuatro minutos y medio donde dos de las Grandes de este país dieron una hermosísima (y emocionante a más no poder) lección de humanidad: