Cintia y Jonathan, los grandes protagonistas y perjudicados de esta semifinal improvisada

«Nueves meses esperando el parto y resultó un aborto», «esta final va a ser la final de menos calidad de todas las ediciones… supongo que no harán un Se llama copla 6», «Pensad en los 5 finalistas q teniamos en la 1º fase y lo que han hecho con ellos…», «El mayor tongo de la historia», «No doy credito a la injusticia q se ha echo hoy!! Ole Cintia y Ana pilar tenia q ceder su puesto ya q no es merecedora», «Los sabados en canal sur no Se llama copla, se llama Angel Custodio pq sino no cambiarian las normas a diario», «Se ha dicho tanto que la copla fue maltratada hace unos años… y qué hacen con ella ahora? Es la base y lo que menos les importa. Una pena.»

 

Todo eso que leeis ahí son frases extraídas de lo que leíamos en nuestro twitter y en el que podéis ver como estaba anoche el debate mientras quienes veían el programa asistían al espectáculo más… ¿bochornoso, indignante? que se ha podido ver en cinco años en Se Llama Copla. La semifinal de la quinta edición pasará por ser la gala más tensa de todas, una gala en la que hasta aquellos que están acostumbrados a los reveses más duros del programa se han sorprendido ante el mayor cúmulo de despropósitos acumulados en una misma noche. Vayamos por orden:

Lo primero de la noche de «los cambios de norma porque así nos apetece» fue que el primer finalista no lo elegía el público directamente, sino que lo era el mejor clasificado de la noche. Por primera vez, desde las galas con retante de la tercera edición, el favorito resultante de unir las dos tablas tenía importancia frente a la tendencia a elegir al favorito de la audiencia de estas dos últimas ediciones. Para que lo entendáis, el más votado de la noche fue Jonathan Santiago pero casualmente anoche no le dieron 40 puntos y casualmente anoche ser el favorito de la audiencia no lo era todo. Casualmente anoche el segundo más votado de la audiencia estaba tan cerca del primero que el punto de diferencia entre Álvaro y Jonathan ha sido tan poco que el mejor clasificado de la noche fue Álvaro, y así Álvaro Díaz se convirtió en el primer finalista de esta quinta temporada.

El segundo momento de la noche fue que este primer finalista elegía a alguien para acompañarle a la final: ¿A quien iba a elegir Álvaro?, ¿Dudabais de que no eligiese a Ana Pilar? Todos sabemos como ha sido esto y lo que ha pasado, era lo que cabía esperar de Álvaro, más si Ana Pilar es su novia… ¿No haríais vosotros lo mismo?

Lo siguiente vino en los retos: Inés fue la peor valorada de la noche y eligió a Inma para jugarse el pase a la final. Casualmente en ese reto el jurado decidió que la trayectoria no contaba y al parecer el «Puentecito» semitonado de Inés y su «Dime que me quieres» fueron superiores al excepcional «Solo Vivo Pa Quererte». En Serio Pive, Inma, Joana e Hilario: ¿Inés Robles ha cantado mejor que Inma de Herves?, ¿De verdad que una persona que canta objetivamente peor ha ganado un reto por mayoría? Pues sí, Inés Robles ha pasado por encima de Inma de Herves. Increible pero cierto pero claro, quien no tiene padrino no se casa e Inés en ese programa tiene un padrino del otro programa (¿O no estaba Hilario de jurado en A Tu Vera?) a la vez que, supuestamente, ella sabe como hacerlo para ser finalistas, ¿O no es así Inés Robles? Por cierto Hilario, esto lo decimos muy seriamente: en su puñetera vida va a cantar Inés Robles la mitad de bien que Concha Piquer.

Como si de un in-crescendo hacia el desastre, el siguiente reto fue entre Cintia y Jonathan. La sanluqueña volvió a pisar el plató bastante calentita y ya dijo que ella y Jonathan merecían un puesto en la final, justo lo que pensamos casi todos los espectadores. Después de cantar «La Loba» y «La Niña de Fuego», Joana no supo decantarse por nadie y finalmente el empate del jurado casualmente, por enésima vez esta noche, lo deshacía el público por lo que los dos tendrían que volver. Como dijo Cintia, esto es un cachondeo: la sanluqueña llevó la voz cantante y era la única que se quejaba mientras Jonathan callaba, pero la indignación y el malestar era el mismo, pero es que es lógico: ¿Hay que elegir entre Cintia y Jonathan mientras que Inés Robles y Ana Pilar son finalistas?, ¿Qué clase de final es esta?, ¿Qué nivel tiene?, ¿Son las mejores voces de esta quinta edición? Rotundamente no, este reto final (en el que Eva González más que intentar calmar presionó a dos concursantes que estaban fuera de sí) fue la puesta en evidencia de esta quinta edición, la de peor nivel de todas, la de mayores improvisaciones y remiendos, la de mayores destrozos de trayectorias de concursantes, la más larga, porque esto han sido 9 meses, un parto que finalmente ha resultado doloroso y desastroso, una final en la que no estarán ni Ana María Morales, ni Nazaret Marcos, ni Manuel Cribaño, ni Álvaro Rey, ni Selina del Río, ni Inma de Herves, ni Juanfran Curado y ahora no estará o Cintia o Jonathan, los cuales cantaron a medias «Me embrujaste» en un acto de solidaridad y de amistad del uno con el otro en el que Cintia expresó su rabia negándose a cantar y a asistir a la final por considerar injusto que ella o Jonathan no estén en la final….

Y con la duda de qué elegirá el público, con la gente pidiendo en redes sociales que no se vote nada (porque no se debe votar nada, no es justo elegir entre ellos dos), que los dos lleguen a la final y apoyando por completo a Cintia y Jonathan, los concursantes más perjudicados por estos «fallos» del programa, así es como llegaremos al sábado que viene. No sabemos aún como nos vamos a plantear esta semana en nuestra web a la hora de recordar esta quinta edición pero hay algo de lo que no tenemos ninguna duda: el ganador de esta Quinta Edición debe ser Jonathan Santiago o Cintia Merino.

Para los que queráis ver los momentos finales de la gala, solo tenéis que pinchar aquí.