Recuperamos el interrogante en nuestro titular porque todavía no se puede considerar que estemos en la sexta edición aunque anoche empezaron unos castings sospechosamente parecidos a los de La Voz donde pudimos ver a algunos de los primeros finalistas y posible futuros concursantes de la Sexta Edición. También se recuperó la mesa del Jurado, MATARON AL COPLITO FELIZ (!!!) para que los couches jueces volvieran a puntuar. También se anunció la salida de Mercedes Ríos como jurado (que por fin cantó «La Niña de la Estación» en el programa) y de Álvaro López como concursante. Lo que no hemos logrado es quitarle a Josemi la chaqueta blanca, pero todo se andará. Pero como aquí venimos a hablar de cante, vamos con las actuaciones valorables:

Isabel Geniz: una niña que se hace mujer, una coplera ye-ye que gusta más de pasearse por Cantares. Las coplas setenteras se amoldan perfectamente al físico y a la voz de Isabel Geniz que con «Un Clavel» sigue ganando cuerpo en la voz y mucha seguridad pero que, al igual que la semana pasada, le han faltado dos bailarines que le ayuden en la coreografía y a redondear un número donde ella, eso sí, ha estado exultante y ha tenido mucho magnetismo a la hora de vender la canción. 9.

Mari Ángeles Marín: hacer elegante un tema tan desagradecido, porque sacarle jugo a esta canción sin convertirte en la frutera del mercado de la calle Feria es complicado, es algo que Mari Ángeles Marín sabe hacer. Cierto es que «La Ventolera» es un «descanso» si la comparamos con sus dos actuaciones previas, pero la virtud de los artistas es defender con el mismo ímpetu todas las plazas en las que se torea aunque ya se sabe que no todas son iguales. 9.

Álvaro López: «Sombra de mi sombra» es una copla de Señora, de mujer de cierta edad, y lo cierto es que muchas veces para enfrentarse a la Copla hay que ser un poco/muy señora pues la mayoría parecen escrita para una idem. Álvaro eso lo sabe muy bien, aunque en vez de hacerse la maruja, volvió a rejuvenecer este tema e incluso a darle un toque cernudiano a la canción que la hace diferente pero que nos recuerda al clasicismo y a la mejor época de la canción española. 9.

Patricia del Río: cuando se la vimos cantar en su edición dijimos que «Pastora Pavón» fue una de las actuaciones en las que mejor se vio el cambio de Patricia pues tuvo una actitud de artista y no de concursante, actitud que a día de hoy mantiene con una rotundidad y seguridad escénica que deja lugar a pocas dudas. Hoy hemos visto otra demostración de control vocal, de saber vocalizar y decir la letra y de mucho poderío. Se nota que estos dos años de concierto la han terminado de convertir en un animal escénico. 10.

Anaraida Sánchez: versionando una vez más un tema de Marifé (como tanto suele hacer) «La Loba» fue una de las canciones que puso a Anaraida como favoritas de la cuarta edición y ciertamente es una de las canciones que mejor le sale, donde sus vicios vocales van a menos, donde la interpretación no exagera en demasía y en el que incluso se la ve más elegante que en otras ocasiones. 10.

Manuel Cribaño: aunque a él no le parecía un gran tema para cantar (o eso leímos en internet), «Tus ojos negros» ha sido un gran número para el niño de Peñaflor pues ese toque de Antonio Molina que saca en las canciones dramáticas o más intensas  no se ha terminado de explotar y es una faceta suya bastante agradecida de ver, que sacan al cantante que lleva dentro y que nos gustaría ver más de vez en cuando en el escenario. 9.

Ana Pilar Corral: en respuesta a los que consideran que Anapí es una pavisosa habría que enseñarles esta actuación donde se atreve a jalear al público, muestra mucho caracter y sabe dirigir la actuación sin necesidad de terceras personas (esto es, un bailarín que le de la respuesta). Puede que a Ana Pilar le pase como a otros concursantes, que no todas las noches está igual de acertada, pero hacer mejor «La Luna y el Toro» que «Paloma Brava» puede tener un merito que muy pocos sabrán apreciar. 10.

 

Además de estas actuaciones se presentaron a los cuatro primeros concursantes que habían pasado el casting a ciegas a sombra que poco/nada parece tener que ver con La Voz. Ellos fueron: Francisco, María Antonia, Mónica y Pedro Moreno, ex concursante de Operación Triunfo 7, que duró en aquel programa 3 galas y esperemos que en Se Llama Copla tenga la misma trayectoria porque cantar, lo que se dice cantar, va cortito.

De todas formas, le queremos recordar tanto a estos cuatro concursantes que en Se Llama Copla los «aspirantes a concursantes» que se llevan paseando varias galas en la Pañoleta antes de tener en un banquito acaban en la calle muy rápido. ¿Qué no? Ahí tenéis los casos de María Carmona, Fernando Rey, Eva María Hierro y Óscar Calderón por decir algunos nombres. Los grandes nombres de Se Llama Copla nunca suelen «irrumpir» en una gala, no están varias semanas chupando banquillo. Como se suele decir, eso es así.

Volviendo a quienes si se juegan la permanencia, Isabel Geniz se vio en el reto después de que las tablas se volvieran a cruzar. Allí la esperaba Joaquín Saez, ganador en la votación semanal para elegir al retante en la web de Canal Sur. La canción del reto fue «Me Embrujaste», tema en el que ambos estuvieron reguleros, pero en el que Isabel Geniz interpretó y contó bien la historia mientras que a Joaquín el fallo tan grave que tuvo en el estribillo anuló cualquier opción de que pudiese ganarlo. Por tanto, la concursante de La Algaba consiguió ganar el reto y la unanimidad del reto con lo que continua luchando por un puesto ¿fijo? en la Gira de Se Llama Copla que todavía se sigue realizando con ex concursantes de la quinta edición.

Teóricamente en pocas semanas tendremos sexta edición con nuevos concursantes. Lo único que esperamos es que la semana que viene no nos vengan mil improvisaciones novedades.