Enfrentarse al nuevo disco de Estrella Morente, primero tras la inesperada muerte de su padre Enrique Morente, requiere de un fuerte ejercicio de desconexión y de olvido de todo el pasado personal y profesional de la artista para concentrarse solo en la música y en las canciones. El problema viene después, cuando ya lo has escuchado y empiezas viendo la portada del disco, quién colabora, quién interviene y como se gestó. Especialmente simbólica es la portada donde la mirada de Estrella parece buscar la aprobación de su padre, como una especie de petición para volar sola, pero a la vez refleja una mirada perdida, de no saber qué rumbo tomar con el viento.

Esa enigmática mirada de la cantante puede resumir el principal problema de «Autorretrato«, un album que se empezó a gestar con Enrique en vida pero cuyo resultado final va dando tumbos de un lado a otro sin una estructura o una definición clara que guíe a un disco tan irregular y con unos cambios tan desafortunados como es plantear «Las Seguirillas de la Verdad» (soberbio Paco de Lucía a la guitarra) para meter a continuación una aventura new age como «Find Me In Your Dreams» donde la voz de Estrella no encuentra el tono en casi ningún momento. Esta dualidad marcada en la segunda y tercera canción del disco se repite en todo el conjunto alternando, por una parte, Flamenco bien hecho y con muy buenas colaboraciones, que en muchas ocasiones le resuelven la papeleta como ocurre en los temas en los que colaboran Vicente Amigo, Tomatito o Alfredo Lagos, este último en «Fernando Camisa», una sevillana corralera que es el tema donde mejor suena la voz de Estrella en todo el disco. La otra cara de la moneda son una serie de coqueteos que restan más que suman al disco, que van desde las dos colaboraciones de Michael Nyman hasta algunas canciones flamenco-pop cuya producción podría haber dado más de sí pasando por ese toque latino-cubano imposible o también por un desafortunado homenaje a Lola Flores, cuya letra es el típico pastiche que encarrila los nombres o los primeros versos de los grandes temas de La Faraona, que da un toque kitsch  (o que busca la nostalgia facilona) y en el que tienen la mala fortuna de incluir unos fragmentos de Lola cantando «A Tu Vera».

No es precisamente hasta la parte final del disco que Estrella no nos regala los mejores momentos: a la mencionada corralera se une «La Habanera Imposible» de Carlos Cano, en la que colabora Vicente Amigo y que fue el tema que ella le cantó a su padre en su velatorio, una dedicatoria que se extiende a todo el disco y que culmina con un dueto padre-hija en «Adagio» , una soleá final que es el momento cumbre de un disco cuya intención está bien reflejada pero cuyo resultado final hubiese necesitado un recorte de varios de los temas para que este «Autorretrato» fuera tal y no se hubiese desfigurado tanto en medio del crisol de estilos que Estrella ha querido realizar.

Escuchado el disco cabe preguntarse si las prisas o las influencias personales han sido malas compañeras en este viaje que emprende Estrella pues si nos quedásemos solo con algunos temas estaríamos ante una verdadera obra maestra, pero a una artista de su nombre y con sus posibilidades es normal que se la mire con lupa, y que tu cuarto disco tenga fallos de manual, más propios de un cantante inexperto en la industria musical que se condiciona a los planes de una discográfica que de una cantante con sus tablas, nos hace pensar que Estrella debería de haberse dado más tiempo o que, pensando fríamente  debería haber prescindido de algunas canciones o ideas y haberlas dejado para otra grabación, porque mezclar Flamenco jondo con otros estilos en un disco es muy complicado y aquí esa relación no se ha sabido llevar.

En líneas generales: Estrella Morente realiza un disco con momentos muy encontrados al juntar unas piezas especialmente sublimes con otras que no aportan nada e incluso desmejoran el resultado final.

Destacamos: las colaboraciones. Vicente Amigo, Paco de Lucía, Montoyita, Tomatito y Alfredo Lagos le dan la perfecta replica musical a la voz de Estrella.

Lo Mejor: «Seguirillas de la verdad», «Bulería del amado», «La Habanera imposible», «Fernando Camisa».