María Antonia Tenorio: profesional y muy coplera, María Antonia está logrando lo que a muchas ex-concursantes con su perfil les costó más galas: sorprender. Esta noche ha sido una magistral «Vendedora de coplas» que se ha comido literalmente el escenario a los pocos minutos de empezar la gala, que ha demostrado mucho más arte moviéndose que los bailaores y que se ha aclimatado a la perfección con una banda que la ha seguido al segundo y que han redondeado una buena actuación en la que el ímpetu y la exigencia propia por hacerlo mejor (mención especial para lo bien que ha modulado y en lo bien que ha sonado la voz en las subidas, sin ese tono de pito que a veces le sale) han impulsado a la sevillana a dar lo mejor de sí misma (y de qué manera). 9.

Macarena Sánchez: le hacía falta a Macarena un tema con el que reivindicarse a sí misma y ofrecer una actuación que la alejasen de los vicios que arrastraba al llegar el programa. «Te lo juro yo» ha sido una buena muestra de ello, donde ha estado coqueta, insinuante y solo un poco dramática cuando la letra lo requería. Buen número redondeado tanto con la puesta en escena como con la voz. 8.

Francisco Miralles: el almeriense ha sido el primer concursante en tres años que ha tenido la molestia de preguntarme directamente (vía Facebook) por qué lo valoro así y en que creo que puede mejorar. Con la actuación de esta noche le respondo: Francisco tiene tono y sabe colocar la voz. Ha limado su tendencia a exagerar y lo ha traducido a desparpajo escénico. ¿El problema? Sinceramente, su voz no tiene un color agradecido, suena como si estuviese constipado eternamente o como si le faltara limpieza. Como actor tiene más salida que como cantante, pues en la voz, aparte de interpretar, hay que tener musicalidad y sonar bien y Francisco, aunque haya contado bien la historia de «Compuesto y sin novia«, no tiene una voz agradecida y ahí ya no se si es un problema con solución. Mientras haga temas como esto vale, pero un tema tipo «Con Ruedas de Molino» le superaría con creces. 6.

Mari Ángeles López: no sabemos de quién habrá sido la idea de darle «Callejuela sin salida» a esta concursante, porque a priori le venía muy grande. El resultado fue que Mari Ángeles hizo su mejor actuación si miramos las que vinieron antes, pero su nivel sigue siendo bajo respecto a sus compañeros. Hoy ha parecido estar más metida en la historia y ha controlado y montado mejor la voz, pero en afinación y en cante, sigue sonando poco coplera e incluso se puede decir que preferiría que el tema se aflamencase cuando no tiene nada de eso. 5.

Elena de Carmen: al contrario de sus dos compañeros que la han precedido, lo de Elena de Carmen es un problema que se ve que puede mejorar pero que, a cada semana, va a peor: desde que la vimos, la onubense va bajando la calidad de sus actuaciones aún pudiendo ser una concursante fuerte, pero no es su caso. Puede que sea porque es flamenca o puede que no haya sabido adaptarse al programa, pero esta noche la hemos visto desubicada y fuera de un tema tan personal como es «Madrina«, pero tal vez lo más grave es que ha estado fuera de tono, desafinada y que incluso no ha sabido entrar a la canción. Pudiendo hacerlo mejor, nos gustaría saber porqué lo hace así. 5.

Álvaro Camacho: después la ración de búsqueda de polémica gratuita de la semana a cargo del pianista del programa, Álvaro se enfrentó a «Antonio Vargas Heredia«, una canción que le venía bien para su personal voz, donde ha vuelto a acortar el tiempo de casa verso y donde se la ha llevado claramente a su terreno, aunque ha tenido momentos donde no terminaba de colocar la voz. Y hablando de voz, cierto es que debe gustarte, pero suena bastante bien en las canciones y esta noche ha vuelto a hacer una canción ampliamente versionada sin tener la sombra de otros artistas por el escenario. 8.

María Espinosa: una parte de la letra de «Pastora Imperio» es un referente para esta web. No por ello nos gusta más que otros temas, pero hoy hemos visto grande (muy grande) a María Espinosa recreándose con este tema. Correcta en la voz y afinación, soberbia y sublime en la interpretación y sobresaliente en el paseo a la hora de venderla. Es la más joven, pero con esas tablas… a ver quién le tose. 10

Jesús Gonzalez: nos hubiera gustado hablar más de la actuación de la semana pasada de Jesús porque supuso un cambio real en el concursante, ya que por primera vez vimos como su juego de doble voz se iba poco convirtiendo en una sola. Tal como ha dicho Pive, Jesús lo está trabajando y su tono va tomando un cuerpo más constante como hemos visto en «Cautiva» donde ha adquirido mucha seguridad para una canción que precisamente juega mucho con el cambio de tonos. Bien por Jesús. 8.

Carolina Caparrós: casi todos los concursantes que han cantado «Mi Córdoba soberana» (todos ellos de la provincia) no fueron bien puntuados por el jurado y ciertamente se pelearon con la canción, pero no ha sido el caso de Carolina por mucho que lo hayan hecho ver así. Algo estridente en las subidas, ha sabido venderlo tanto en voz como en presencia y, aunque no haya sorprendido, ha sonado muy coplera y con un nivel por encima de algunos de sus compañeros. 9

Mónica Vargas: la portuense cerraba las actuaciones con todo un reto por delante. «Con ruedas de molino» fue como una prueba de fuego para ella pues hasta ahora tuvo canciones muy agradecidas de trabajar, pero este tema le exigía más. ¿Qué ha pasado? Pues que sobre el escenario parecía que empezaban a aparecer las sombras de Erika Leiva, Miriam Dominguez o Sandra Arco, de aquellas voces que nos dejaron versiones magistrales de este tema y que ella ha debido verse esta semana porque hoy hemos recordado más que nunca muchas de las versiones precedentes de este tema sobre ese escenario y eso es algo que jamás debería pasar. Vocalmente ha estado muy bien, pero en la interpretación le ha faltado mucha personalidad. 6.