María Antonia Tenorio: tras varias semanas viéndola en un claro «progresa adecuadamente» a María Antonia se le ha atravesado la Copla esta noche. «Alondra del Cielo» es complicada porque hay que tener mucho sentido del ritmo, de la armonía y del tiempo para cantarla bien y hoy la hemos visto más dudosa en el tema. Segura en el porte y el movimiento, de esta noche hay que señalar que los estribillos, los altos y los finales del tema le han costado demasiado trabajo, incluso se le ha visto algo nasal o desafinada al rematar, pero puede que sea más por su timbre que por falta de trabajo. Lo mejor es que cuando la ponen a cantar la primera sabe meternos en la gala porque, a día de hoy, es la más coplera del programa. 7.

Álvaro Camacho: después de que la semana pasada el concursante nos diese otra «típica actuación de Álvaro Camacho» hemos visto la de hoy con lupa para encontrarle las diferencias. Lo primero que hemos visto es como la banda ha cambiado los arreglos de «Ay Pena Penita Pena» para transformarla en bolero-balada y acercarla al estilo que le viene mejor a Álvaro. Falto por completo de fuerza, hemos visto que al comienzo de la canción cambiaba la acentuación de las palabras (suele enfatizar las sílabas intermedias aunque no sean palabras llanas o esdrújulas), a la vez que en el primer estribillo se ha oído «pen» en vez de «pena». Detalles aparte, la canción estaba amoldada a él y la ha hecho bien a la hora de cantar. Ha andando corto en la interpretación, y a veces parece que le cuesta creérselo. No es frío pero tampoco suena especialmente creible. Como le han dicho, en su línea y en su estilo pero ojalá empiece a hacer el camino a la inversa y sea él quien se aproxime a la Copla. 7.

Mónica Vargas: algo que le pasa a Mónica es que parece que en todas las galas siembra y recoge y lo acumula a la copla que le toca cantar. Es decir, que todas las semanas aprende algo nuevo y lo incorpora al tema, lo que pasa es que no siempre es necesario meterlo todo en una misma canción, como ha hecho con «Trece de Mayo«: ha ido de menos a más, se ha metido poco a poco en la canción, la ha interpretado y ha metido todos los tipos de voces que su tono le permite, dando la sensación de que no organiza lo que sabe y no lo aprovecha yendo en una línea sino que prueba a ver qué le puede salir mejor. Especialmente reseñable es la parte final donde ha exagerado demasiado la interpretación e incluso ha sobreactuado, cuando la mejor Mónica sale cuando no se pone tan intensa. 7.

Sonia Blanca: Señores, ¿El programa tiene por nombre «Se Llama Copla»? Si es así, el debut de Sonia ha sido muy bueno, y quien dice muy bueno quiere decir muy coplero. Se ha estrenado con «La Lirio» y está claro que ella no es María Vidal, pero ha estado muy metida en el tema, ha tenido personalidad y detalles propios (sobre todo en la primera parte que le ha salido mejor) y hay pocas cosas que achacarle en cuanto a la afinación, además de que su voz suena interesante para estar en el programa. Si hubiera algo que decirle, además de que ha estado muy estática, es algo que parece la tónica habitual de este año y es que parece que nos encontramos con concursantes que gustan de oírse y recrearse con sus voces. A Sonia también le pasa y esperemos que se le pase pronto. 7.

Anabel Collado: después de dos semanas con dos pesos pesados del género, Anabel cambiaba de tercio con «La Rosa de Capuchinos«, otro tema de altura, donde ha jugado más con la telegenia, mirando a cámara con complicidad y diciendo la letra, algo que no le habíamos visto tan claramente en otras semanas. Además de ello, se ha visto como cantante en un tono lírico y sin aflamencar, dejando lo más personal para los estribillos. Aunque el jurado la castigue, es fascinante ver como Anabel sigue cada semana sorprendiendo y mostrando cosas nuevas tanto como interprete vocal como de artista completa. Como apunte, hay que decir que en Se Llama Copla ha habido muchas imitadoras de Laura Gallego y que Anabel, sin imitarla, recuerda a la Gallego en ese encanto y caracter que le vimos a la del Algar en su edición. 9.

Jesús González: dos son los detalles que han lastrado la actuación de Jesús de esta noche. El primero es que se le ha notado que se ha visto mucho la actuación de «Ana María la Fea» que Álvaro Rey hizo el año pasado. Lo segundo que, más que olvidarse de la letra, en algunos momentos, más que olvidarse de la letra, parece que se ha puesto a cantar en shakiro, ese idioma incomprensible en el que se sabe que se está cantando algo pero no se sabe el qué. Jesús, además, ha tendido a cerrar la boca e incluso a susurrar en las partes que tenía más dudosas. Lo mejor es que hasta el final ha estado con la cabeza bien alta, ha mantenido el tipo y, al menos, ha maquillado los errores. 6.

Álvaro Montes: típico de Se Llama Copla es que te cambien la forma de cantar, y no siempre con el favor del cantante. En el caso de Álvaro el cambio ha sido a mejor: como le ha dicho Diego Benjumea, han hecho bien en bajarle el tono: ni enroquece ni se le fuerza la voz. «Soleá de mis pesares» ha sido una muy buena actuación donde Álvaro ha tenido momentos muy bonitos como cantante e interprete sin abusar de nada y en el que ha comprobado que menos es más. Sin duda alguna cambio a mejor de un concursante que, eso sí, está a la espera de un gran número que lo haga despuntar como ya lo hizo en su primera gala. 9.

Carolina Caparrós: como apunte de estilismo de la semana, hoy han rescatado con Carolina un estilismo muy propio de boda hortera de los primeros años 90, tanto en vestido como complementos, maquillaje y peinado. Respecto a la actuación, Carolina se ha equivocado al mostrarse muy risueña mientras cantaba «Puentecito», pues la letra de esta copla es una elegía de Julio Romero de Torres, pero eso no ha mermado la calidad vocal de una concursante que no para de crecer y de ganar en seguridad en el escenario pero que corre el peligro de gustarse en exceso. Si la semana se metió por completo en el tema, esta vez se ha quedado en lo superficial y le ha cantado a Córdoba, no a Julio Romero, pero al menos lo ha hecho muy bien. 8.

María Espinosa: querían buscarle las cosquillas a María, y una entrada mal situada en su «Mañana Sale» ha sido lo negativo de su actuación. Lo bueno ha estado en como ha jugado con la voz, como se ha preparado el tema y ha sabido adaptar el tono casi de la misma manera en que lo hacía Concha Piquer solo que en su timbre vocal. Buena actriz e intérprete, María ha ido progresando en las dos partes del tema, empezando muy abajo y subiendo y siendo ella misma en los finales. No ha sido lo de la semana pasada, pero ya quisieran otros hacerlo igual que ella… 9.

Francisco Miralles: justo de que saliera a cantar, Eva se dio cuenta de que Francisco estaba distinto esta noche y la verdad que hacía semanas que no le veíamos nervioso o acelerado en el escenario. Parece que Francisco hoy tenía prisa con acabar con «Dicen«, un tema en el que ha empezado subiendo demasiado y confiándose mucho en una voz que puede mejorar (hasta un límite que hoy ha vuelto a alcanzar) para después ir muy rápido hacia el final y muy poco metido en la canción, algo raro en Francisco que siempre se estudia bien las canciones y que suele interiorizarlas mejor. 7.