Señores sevillanos y cofrades, lamento decirles que han vuelto a caer en la trampa. Todo el mundo se reía de los pijos de Loewe, pero cada vez que veían que el vídeo en youtube y lo compartían en sus redes sociales no hacían otra cosa más que propagar viralmente el catálogo con los bolsos que la marca acababa de lanzar. Tanto fue así que lo ustedes creían que era una burla, no era más que una estrategia de comunicación para que le hicieramos la campaña gratis (al final, de tanto ver el vídeo para reirte, acababas viendo todos los bolsos). Casi lo mismo que ha hecho ahora la revista Mongolia.

Resulta que esta revista se va a presentar en Sevilla esta misma semana y lógicamente ellos querrán la mayor difusión de tal evento. ¿Como conseguirlo? Pues nada, cogemos una foto de la Macarena por aquí, le ponemos unos bocadillos saliendo de su boca por allá, lo publicamos en redes sociales y tal y al final esperamos a que la sevillanía rancia y cofrade empiece a indignarse y a cabrearse, a decir que esto es una vergüenza, a que hay que quemarlos en la hoguera, a que los rojos sociatas les ceden la casa de la provincia para presentar su panfleto y bla bla bla. Al final, los mismos que despotrican de ellos son los primeros que están difundiendo su mensaje porque, como veis en la imagen, la Macarena se “encarga” de resumir y dejar muy claro qué quería decir la revista, el cabreo cofrade no hace más que darle más ruido en internet.

Así que enhorabuena compañeros de la Revista Mongolia, se la habéis colado a más de uno. Solo esperemos que la Hermandad no os envíe nada en relación a los derechos de imagen de la Dolorosa…