La crónica que tenéis ante vosotros ha sido realizada conjuntamente entre Cayetano Gómez, administrador de ¡Ay Maricrú! y Sergio Sánchez, lector habitual de esta web que se ha ofrecido a cubrir el hueco esta semana en la crónica de concursantes. En algunas actuaciones si voy a dar mi valoración, por lo que para no llegar a equívocos, se dirá de quien es cada comentario.

Álvaro Camacho: «Rosa Malena». Sergio Sánchez: Sigue tratando de imponer su estilo pero tiene muchos fallos. Por su estilismo no remata los finales como debe hacerse en una canción rítmica y, no se si yo seré el único que lo piensa, pero siento que en los “quejíos” y adornos, desafina.  Le dieron 30 puntos.
¡Ay Maricrú!: «Rosa malena» no es la copla más apta para Álvaro. Josemi debería plantearse si realmente estos temas le hacen un favor al almonteño porque ese aire de «artista creativo» hace semanas que se perdió. 7.

Kimera Fernández: «Un Clavel». Sergio Sánchez: Sus movimientos son ordinarios, eso se corrige con práctica y manteniendo la cabeza alta, con garbo. La voz bonita pero ahogada, principalmente en las notas altas, llega, pero cerrando. Debe mejorar la dicción. Por otro lado, además del timbre de voz bonito, no desafinó y llevó muy bien el compás en el canto. Le dieron 33 puntos, creo que los dos nueves fueron excesivos y el siete exageradamente bajo, tomando en cuenta su esfuerzo.
¡Ay Maricrú!: en conjunto la mejor actuación de Kimera, aunque su problema con la respiración es muy evidente, algo a lo que su color de voz no ayuda. Como nota estética, sus uñas de porcelana llaman demasiado la atención en sus primeros planos. 8.

Elena Romera: «Ten Cuidado». Sergio Sánchez: Buena y bonita voz, porque la tiene, pero se veía insegura en sus movimientos y gestos, además tuvo algunos desafinamientos,  quizás por ser la primera vez con la orquesta.  Le dieron 27 puntos.
¡Ay Maricrú!: primera actuación floja teniendo en cuenta la gala en que estamos, se ve que tiene buena voz pero sin una personalidad especial, al menos en lo visto hasta ahora No era su responsabilidad, pero la orquesta sonó especialmente lenta en una canción cuya letra se recita rápido y con unos cambios de tono que el ritmo de Josemi dificultaba. 6.

María Antonia Tenorio. «Dolores la golondrina». Sergio Sánchez: «Dolores La Golondrina» es una de las coplas mas bellas y majestuosas que se ha escrito y una de mis coplas favoritas (Juana Reina, Isabel Pantoja y la genial Lola Flores la versionaron). María Antonia estuvo bien, como siempre, pero perdió la oportunidad de lucirse. Exageró la interpretación, adornó con muchos garganteos e hizo unas pausas innecesarias, quizás para poder respirar más cómodamente, pero que deslucieron esta copla. Le dieron 35 puntos.
¡Ay Maricrú!: María Antonia cantó este tema como si fuese de la escuela marifestista: intensa y exagerada a partes iguales, llegando incluso a deambular por el escenario como si estuviese desesperada. A ello no ayudaba ni el detalle de tirarse de los pelos ni los garganteos también sobrados. No fue su mejor noche pero, curiosamente, puede ser la gala en que mejor vestida iba. 8.

Ismael Carmona: «Aquella Carmen». Sergio Sánchez: A mi me gusta Ismael, tiene una muy bonita voz y puede llegar a ser muy bueno, sin embargo estamos en la misma situación de siempre: un acompañamiento libre, lo marcan, lo esperan, lo llevan (a los otros no). El jurado “espera a ver que hace Ismael con la copla”, pues ¿Qué va a hacer?  La convierte en balada lenta. Por otro lado, no remata los finales y es cierto que desafinó.  Tiene unos bajos bonitos pero no los sostiene.  En cuanto a interpretación, los sentimientos que mostró, lo hizo con la voz pero su rostro siempre fue el mismo, con una ligera languidez. Eso a mi me parece bien, pero el Jurado, especialmente Inma, no se lo  perdona a nadie, pero en esta ocasión no dijeron nada. No se engañen, a mí me gustó, pero un diez es para una actuación perfecta y si alguien desafina jamás puede ser perfecto. Le dieron 38 puntos, incluyendo dos dieses, que definitivamente fueron excesivos.

Jesús González.  Pena Mora.  Sergio Sánchez: Estuvo muy bien, aunque ha perdido la espontaneidad  y fuerza de sus primeras galas. Inma lo alabó y le dijo “que en esta ocasión has estado más afinado” cuando sabemos que Jesús es de los más afinados del concurso. Además le indicó que en unos de sus gestos de pena parecía sonreír, lo que me pareció injusto (yo también lo observé y se porque parece así). Al final le dijo que necesitaba mejorar su dicción, lo que es cierto, pero ¿cómo es que después de 17 galas le hacen esa observación?. Desde un inicio observé eso pero pensaba que lo aceptaban como un regionalismo o como lenguaje popular. Le dieron 35 puntos.

María Espinosa.  Los Tientos del Remordimiento. Sergio Sánchez: Como siempre, bien. Utilizó mucho garganteo, quizás eso le hacia fallar un poco en los bajos, además mantuvo un gesto de sufrimientos exagerado.  No obstante estuvo bien y se veía muy guapa. Le dieron 36 puntos.

Carolina Caparrós. Color Moreno. Sergio Sánchez: He aquí un ejemplo de cómo el estilismo puede dañar una interpretación. Lo hizo bien, en general, pero al hacer la canción más lenta de lo que corresponde convirtió una copla alegre en una canción triste y algo aburrida.  Le dieron 32 puntos.

Álvaro Montes. Romance de la  Reina Mercedes. Sergio Sánchez: Estuvo muy bien y aunque es una copla famosa, reconocida y admirada, en realidad es muy larga y trágica.  En estos casos cantar con mucha tristeza y dolor no suena sincero y es mejor cantar como espectador o narrador.  Lo calificaron más bajo que su rango acostumbrado, le dieron 34 puntos.
¡Ay Maricrú!: buena actuación del trebujenero en el que, eso sí, estuvo poco masculino. Esta canción como tal es muy femenina y el amaneramiento en la Copla es natural cuando la canta un hombre. Álvaro precisamente sabe evitar eso, pero en este número le quedó de aquella manera. 9.

Francisco Miralles. Mi Jaca.  Sergio Sánchez: Una actuación discreta, sin nada especial.  Le dieron 32 puntos.
¡Ay Maricrú!: actuación que resume lo que el programa espera de Francisco, es decir, un nuevo Manuel Cribaño, gracioso, carismatico y con empatía que resuelva bien las coplas alegres o jaleosas mientras sus compañeros se dedican al drama y a derrochar voz. Como animador de fiestas Francisco tiene arte y madera, por eso estos temas, valoración técnica aparte, los resuelve bien. 8.

Como cierre a esta crónica conjunta, os dejamos con una reflexión de Sergio:

En estos concursos puede suceder que artistas de valía sean rechazados por el Jurado o por El Público o por ambos. También puede suceder que artistas sin muchas aptitudes tengan la aprobación del jurado o del público o de ambos. En una ocasión leí que un artista, en este caso un cantante, puede tener voz o puede tener talento o puede tener personalidad o puede tener belleza, cualquiera de esas cualidades lo puede hacer estrella pero si tiene todas esas cualidades se convertirá en superestrella. De una u otra forma la aprobación del público es un hecho valedero y es la que al final lleva gente a los espectáculos y  vende grabaciones.