Anabel Collado, May Vargas y Mónica Vargas, expulsadas en la gala de respesca

Se Llama Copla realizó anoche, tres años después, una gala de repesca para darle una nueva oportunidad a los concursantes expulsados. De 10 artistas que abandonaron el programa en estas galas, 8 de ellos volvieron a cantar para poder optar un banco y estar entre los 10 finalistas mientras que Sonia Blanca, Elena de Carmen y Rocío Silva no estuvieron en la gala para recuperar su puesto.

Lo que parecía una puesta de largo para aquellos que querían una segunda oportunidad y lo que un reto les impidió demostrar acabó como muchas otras galas de esta edición: metida en polémica, descontento y división de opiniones. Le contamos la mecánica de la repesca para que se enteren:

Los 8 expulsados cantaban y eran valorados por el jurado con las puntuaciones de siempre. Los 9 concursantes que si estaban en los banquitos puntuaban a sus ex compañeros del 1 al 8, dándole un punto al que menos le había gustado y un 8 al que más (o que quisieran que volviesen). Tras sumarse los votos de jurado y concursantes, los 3 expulsados con menos votos se quedaban definitivamente fuera del concurso, mientras que los 2 más votados se jugarían en un reto el décimo banquito, que esa noche estaba libre.

Las votaciones del jurado fueron las siguientes:

Kimera Fernandez: 40 puntos
May Vargas: 36
Mónica Vargas: 32
Anabel Collado: 32
Álvaro Camacho: 30
Macarena Sánchez: 27
Mari Ángeles López: 27
Pedro Moreno: 25

De estas puntuaciones, he de decir que tanto Kimera como May se llevaron de forma muy merecida las mejores puntuaciones de la noche por parte de los expertos. Anabel probablemente de haber elegido otro tema habría arañado un punto más (al igual que Álvaro), mientras que Macarena y Pedro merecieron más puntos en sus actuaciones.

Conocidas las preferencias del jurado, quedaba por ver qué querían los concursantes. Y decimos «querían» porque sus votos se basaron en una estrategia de querer quitarse de en medio a la competencia directa, a esas voces que les pueden hacer sombra cuando tengan que retarse entre ellos y eliminarse hasta llegar a la final, algo que se puede entender perfectamente pues se trata de un concurso pero que no dice nada a favor de unos concursantes que deben demostrar que son artistas y que aparte de concursar, deben tener algo de criterio. Para los amantes de los detalles, el plano de Eva González abriendo el sobre y sorprendiéndose con el nombre de las 3 expulsadas ya lo decía todo y no avecinaba nada nuevo: Anabel Collado, Mónica Vargas y May Vargas eran las tres expulsadas.

La primera en reaccionar fue Anabel, que en principio no asumió tan mal su expulsión pero que estalló después al ver que May y Mónica también iban a la calle. Sin querer caer en el insulto, la de Atarfe dijo que aquello era de muy poca vergüenza, y que había gente en los banquitos que no habían cantado copla nunca y que después del programa no lo harán más, que solo han ido allí para lucirse. Algunos dicen que a Anabel le traicionó su juventud, pero realmente tuvo un par y habló claro y sin guión, sus palabras no hacen más que dejar en evidencia la actitud de unos concursantes que terminaron de echar abajo el poco nivel que le queda a esta edición.

Si todavía hay gente que quiere saber el por qué de esas puntuaciones es muy sencillo: May, Anabel, Mónica y Kimera eran las rivales más fuertes. Kimera se salvó por sus 40 puntos y por estar fuera de un «pacto» según el cual los concursantes votarían con 1 punto a May, 2 a Mónica y 3 a Anabel, para evitar así que ellas volviesen. Dicho, hecho y conseguido, las 3 a la calle y fuera del programa. Tres de las mejores voces se quedan fueran mientras que concursantes como Ismael, Elena o Francisco Miralles siguen dentro y otros como Mari Ángeles o Álvaro Camacho todavía pueden volver. Dato curioso y evidente fue que la más votada por los concursantes fue Mari Ángeles, con ese gesto dejaban claro que lo único que querían de esta repesca eran las voces a las que le podrían ganar en el reto, algo que podían hacer perfectamente pero que desde luego no les deja en buen lugar y siguen acercando el programa a Gran Hermano en vez de a un concurso de Copla.

Finalmente, y recuperando el desarrollo de la gala, Kimera y Mari Ángeles cantaron el reto final por el décimo banquito con «Ojos Verdes» siendo la linense quien ganase por unanimidad, recuperando así el banquito perdido la semana pasada. Los cuatro concursantes restantes (Mari Ángeles, Pedro, Macarena y Álvaro Camacho) serán retantes en las cuatro próximas galas pudiendo optar así a ser uno de los finalistas. De estos cuatro que todavía tienen una oportunidad, solo apuesto por Macarena, pues lleva muchísimos años cantando copla y tuvo muy mala suerte al inicio de esta sexta edición.

A Anabel, a Mónica y a May solo queda decirles que pueden irse con la satisfacción de que sus compañeros las temían, que esa baja puntuación demostraba que ellas valían más que los que estaban ahí dentro y no se las querían encontrar en el reto. Eso desde luego quedó bastante claro, igual de claro que les quedan muchos concursos de Copla en los que participar y ganar. Una vez más repetimos, la Copla está viva, pero lo está en esos certámenes que se celebran por Andalucía y que eso si que Se Llama Copla.