Tras una gala de repesca y una semana bastante movida por parte de concursantes, ex-concursantes y espectadores, el programa seguía con su dinámica y con la incorporación de los expulsados-repescados como nuevos retantes. En esta ocasión le tocaba a Pedro Moreno, uno de los beneficiados por la expulsión de May, Anabel y Mónica, siendo la primera de ellas la que fuese al programa a hablar con Álvaro Montes delante y manifestando su malestar. Personalmente, no se que hizo Álvaro con sus votos ni tampoco se qué relación tenían realmente, pero si se que se conocían de antes (él ganó en Trebujena y ella quedó segunda) y, si eran amigos, él no lo hizo bien. Ahí desde luego que chapó por May Vargas que ha demostrado personalidad y clase a la hora de afrontar todo esto.

Para conocer el concursante con el que se jugaría el banquito Pedro tuvo que esperar pues casi todos tuvieron que escuchar a Eva. La primera fue Carolina Caparrós, favorita sorpresa de la noche, una concursante que ha estado más de una vez por el público como posible candidata al reto y que esta noche se alzaba como la más votada de la noche. Este hecho la sacaba a su vez de la zona de peligro, compuesta ahora por Elena, Rocío, María Antonia, Francisco y Álvaro Montes. De ellos, María Antonia y Rocío se mantuvieron como tal al no recibir suficiente apoyo del público, siendo Ismael el tercer candidato definitivo a jugarse la permanencia.

Carolina a la hora de salvar se basó en el favor que le debía a Ismael, que ya la salvó a ella del reto y así ambos estaban en paz. Antes esto Pedro decidió retarse con Rocío González, la concursante más novata, ya que María Antonia si fue compañera suya mientras fue concursante. La canción del reto era «Cautiva» y en este reto se mostró como a veces el resultado se sabe de antemano con independencia de como haya salido. Rocío estuvo irregular, la canción no la tenía del todo bien preparada, se la sabía pero la improvisaba y no remataba, llegando a un final tímido y poco acorde con su potencia vocal. Pedro por su parte estuvo calmado, se acercó al estilo coplero y se notó sus ganas  de entrar y de demostrar su valía, siendo esta la vez que mejor ha cantado en ese escenario.

De poco o nada le sirvió prepararse bien el tema pues el jurado se decantó por Rocío aún reconociendo el trabajo de Pedro. Por tanto la gala finalizaba igual que había comenzado. Ahora quedan tres retantes y alguna posible expulsión siendo Macarena y Álvaro Camacho los que más opciones tienen de volver. Ya veremos quién llega la semana que viene y con quien le toca cantar.