Expulsadas del programa Elena Romera y Rocío González, y con la baja forzosa de Jesús González, la vigesimoquinta gala de esta sexta edición se aproximaba bastante a una gala cualquiera de fase final, con un grupo de 7 concursantes bastante homogéneo en cuanto a valoraciones y en el que la decisión del público mandaría al reto a tres concursantes casi con independencia de su valoración por parte del jurado.
Es lo que tiene el programa cuando se acerca la final: cada vez son menos, las puntuaciones se aproximan y el público se convierte casi en el único decisor. Ejemplo de ello es que dos de los candidatos al reto (Álvaro y Carolina) lo fueron a pesar de tener 36 puntos. Más abajo estaban Kimera y Francisco Miralles con 31 puntos y en una posición inversa respecto a la semana pasada en la tabla del jurado. De ellos 4 Francisco fue el primero en librarse del reto al ser el favorito del público. Le siguieron Kimera, segunda más votada para sorpresa de muchos, y Carolina que se mantuvo en tercera posición por la audiencia. Álvaro Montes fue el primer candidato al reto (posición en la que se estrenaba pues siempre se había librado de ello) seguido de María Antonia e Ismael Carmona al ser los menos votados de la noche. De ellos volvió a ser María Antonia  la que menos apoyo del público recibió, lo que la convertía en retante de la noche y en la concursante que debía elegir compañero para jugarse la octava (¿o séptima?) plaza de esta edición, siendo Ismael el elegido, a pesar de tener mejor puntuación que Álvaro en la gala (María Antonia aclaró que se basó en la trayectoria para elegir contrincante).

La copla del reto fue esta vez «Limosna de Amores«, la misma con la que Ismael entró al programa y con la que cantó un reto más creativo, hecho a su manera, ni coplero ni aflamencado, pero tal vez con toques interesantes que mantenían el respeto y un cierto acercamiento al género. María Antonia por su parte estuvo correcta, con momentos muy destacadados en el comienzo y en el final, mostrándose incluso diferente a su registro habitual. Como dijimos la semana pasada, con estos 7 concursantes, de trayectoria más o menos igualada, los retos podrían tener un peso mayor a la evolución, siendo tal vez los detalles propios de Ismael lo que le hiciesen vencedor de este reto frente a una María Antonia que siempre ha estado muy hecha como artista.

Decía así adiós al programa la veterana concursante de Sevilla, una de las protagonistas indudables de los retos de esta sexta edición en la que queda octava y en la que estuvo desde la gala final de casting. Ahora quedan 6 concursantes, 3 chicos y 3 chicas, que lucharán por estar en la final y por ganar esta sexta edición…. ¿Quién será el siguiente expulsado?