Confirmarse y afianzarse como artistas jugando en casa. Eso fue lo que hicieron Patricia del Río y Joaquín Pavón cuando realizaron un concierto conjunto en la localidad de origen del segundo. El auditorio municipal de Tomares reunió a un concurrido público entre los que se encontraban familiares, amigos y sobre todo admiradores de los artistas que ya llevan unos años sobre los escenarios y confirmaron, una vez más, su carácter marcadamente coplero.

Las primeras notas de «Embrujá por tu queré» sirvieron para que los dos cantantes pisasen juntos el escenario y entonasen el clásico de Isabel Pantoja a dúo, metiendo de manera muy rápida al público en vereda y dando un comienzo tan vertiginoso que incluso hizo parecer a esta actuación inicial como un final propiamente dicho. Tras la presentación, Joaquín se quedó solo ante su público para cantar «La copla en mi voz«, con la presencia de Patricia Vela entre los asistentes, y «Los tientos del cariño«. Primera toma de contacto en la que el tomareño dio muestras de que no entiende de medias tintas en la copla: lo suyo es pura visceralidad y garra tonadillera. Esa fuerza que no disminuye en ningún momento se pudo ver en el resto de sus actuaciones en solitario con canciones como «Señorita«, «Con ruedas de molino» o «Qué no daría yo«. Todas ellas dieron constancia del temperamento de Joaquín y de su poderosa voz que puede pecar de excesiva, pero que se hace muy pronto con los aplausos del público mayoritario.

Tal vez por el hecho de «estar en casa» a Joaquín se le viese un poco nervioso o con un menor compromiso que su compañera, una Patricia del Río que repasó las grandes coplas que ha llevado consigo en casi todos los espectáculos en que ha participado y que vino a rememorarlos uno por uno en Tomares a modo de «grandes éxitos». Comenzando con «En las cruces de mi reja«, copla que ella ha sabido hacer suya y diferenciar del resto de versiones, Patricia paseó por «En una esquina cualquiera«, rememoró «Señora» o hizo su versión personal de un clásico como es «Tengo Miedo«. No hubo reto pero si hubo «Capote de grana y oro«, canción con la que la conocimos hace 3 y que aquí nos cantó completa, acompañada de los músicos y de un bailarín ataviado para la ocasión.

Además de estar arropados en la grada, Patricia y Joaquín también lo estuvieron sobre el escenario por sus compañeros Sara de la Cruz y Juanfran Curado que actuaron como artistas invitados en el concierto. La primera en salir fue Sara de la Cruz, enfundada en un mantón de manila, con la peina y el abanico para cantar «Carmen de España» con su salero y gracia que la caracterizan, y que hacen de ella una artista que sabe caer muy bien cuando pisa el escenario. Después iría hasta Cádiz para cantarnos las Habaneras que Carlos Cano le dedicó a la ciudad. Juanfran Curado por su parte nos deleitó con dos de las coplas que mejor se adaptan a su estilo melódico y que tantas veces se le ha podido escuchar en directo como son «El día que nací yo» y «María la portuguesa«.

El final del concierto sería con un nuevo dúo de los dos protagonistas de la noche. Esta vez sería con «Se nos rompió el amor» logrando un dueto que contrastó con el que hicieron al comienzo, creando una atmósfera más íntima e intensa en la que Patricia y Joaquín lo dieron todo para brindar al público un gran final. Se cerró así una gala en la que Patricia del Río se confirmó como una de las voces copleras que mejor manejo del escenario tienen actualmente cuando se trata de cantar temas clásicos mientras que Joaquín se dio un baño de masas que, quien sabe, puede ser el antecedente de su participación en la séptima edición de Se Llama Copla…