No será una representación del Arco de la Macarena lo que cruzaremos en la calle Antonio Bienvenida en la próxima Feria de Abril de Sevilla. Eso sí, el 50 aniversario de la coronación de la Esperanza Macarena tiene su parte de protagonismo en las columnas laterales de la portada al representar la ráfaga de su corona, las mariquillas que suele lucir y la letra L (o 50 en números romanos). Esta tradición de hacer varios guiños en la portada de la Feria de Abril a algunas efemérides no es nueva y de hecho en los últimos años se han visto varios ejemplos en los que la fachada de algún lugar singular de Sevilla era tuneada con algunos detalles externos de alguna fecha a recordar.

Dejando a un lado los detalles macarenos, la portada de la Feria no se inspira en un edificio que siga en pie y podamos comparar puesto que su autor, Gregorio Esteban Pérez, ha recuperado la figura de los antiguos kioskos del agua situados cerca del Palacio de San Telmo y en la Alameda de Hércules pero hoy día son historia en la ciudad. Se levanta así una portada llena de color, que recuerda a la arquitectura o estampas costumbristas del primer tercio del siglo XX en Sevilla y que mantiene la apuesta del actual gobierno de la capital por realizar portadas tradicionales o no arriesgadas. Será también una portada llena de color, que incorpora en sus columnas unos pequeños toldos (suponemos que no será de lona) y que llama poderosamente la atención por la gran cantidad de detalles y dibujos, o por la parte superior en blanco y azul. No faltarán críticas positivas y negativas, habrá quién no les guste, pero este adelanto para la primera Feria que se celebrará entrado ya el mes de Mayo nos deja con las ganas de verlo hecho realidad porque, desde luego, el diseño promete bastante.

¿Qué os parece la próxima portada?