Vivimos en una región, la andaluza, donde se ha creado en las últimas dos décadas un sector propio en la moda que opera bajo la sagrada trilogía del flamenca-novia-fiesta. Tres conceptos que se devoran muchas veces entre ellos y que a veces responden a un inexistente plan de negocio en el cual los diseñadores se lanzan a la aventura empresarial de lo que salga con tal de vender. Lo curioso de estos casos es que es muy común que la línea de flamenca se imponga a la del resto y a veces veamos en los trajes de novia o de fiesta meros calcos de los trajes de flamenca con leves variaciones.

Por eso uno de los méritos de Juana Martín cada vez que desfila en MBFWM-Cibeles es que siempre distingue perfectamente entre lo que es una pasarela de moda convencional con respecto a una de flamenca. No solo eso, la cordobesa ha ido depurando ideas colección tras colección hasta casar dos conceptos, el minimalismo y el flamenco, de una manera magistral, elegante, con un punto chic y que nada tiene que envidiar a otras colecciones, hasta el punto de convertirse en cuasi abanderada de un gran movimiento de diseñadores andaluces que, poco a poco, van renovando la moda de fiesta hecha aquí, algo que ya necesitábamos.

Dame de nuit es el nombre que reciba su nueva colección para la próxima primavera-verano, un canto a la elegancia inherente de las noches de verano, a esas estampas que se tiñen de color sepia cuando estamos a altas horas en un patio andaluz. Si en su última colección de flamenca Juana llenaba a sus volantes del color propio de unos patios cordobeses durante el día, en su nueva propuesta las despoja de los volantes, de los metros de tela e incluso del color para dibujar una figura femenina que se entrega a las posibilidades del blanco y del negro (con permiso del amarillo).

Bajo esa dualidad aparecen unos patrones de cortes geométricos cuyo encanto principal residen en unas transformaciones que permiten acercar cada una de las piezas a la magia de la noche cordobesa y, por qué no, andaluza. Puede que sea redundante, pero esa pincelada de Juana Martín hacia lo nuestro es necesario en el momento de que se debe crear una moda que recuerde nuestra identidad y que nos acerque al sur prescindiendo de algunos detalles pero no de todos. Aunque su caso no es el único, no deja de ser fascinante como la diseñadora cordobesa transforma unos modelos con carácter universal y le da un aire sureño sin pasarse. ¿Encajaría cualquiera de los modelos de la colección en una noche de Feria, en un Festival Flamenco, en los patios o en Semana Santa? Rotundamente si. Incluso la que lo llevase no pasaría desapercibida a pesar de la aparente sencillez de los vestidos en general. Algunos dirán que Juana en un circuito más internacional iría por detrás, pero si la vara de medir la aplicamos aquí, donde está uno de sus públicos principales, está indudablemente por delante.

Colecciones como estas son el claro ejemplo de lo que se debería hacer y hacia donde debe caminar la moda aquí. Los pasos que ha ido dando Juana los han ido tomando otros diseñadores al mismo tiempo que ella, dibujando una nueva moda andaluza que empieza a florecer. Ahora solo falta que el público mayoritario lo termine de aceptar.

Si quieres ver la colección completa, pincha en el siguiente enlace de la web de Vogue España: ver enlace.