[En elaboración]

Eugenia Sánchez: procedente de la cantera de los concursos y certámenes de Copla, Eugenia fue la primera en pisar el escenario y lo hizo con una correcta versión de “Me valga la magdalena“, yendo de menos a más y dando muestras de su personal voz pero sin ir más allá de lo que pide la canción. Merecidísimo pase como concursante.

Ismael Rodríguez: el primer hombre en llegar al escenario esconde tras de sí muchas cosas que son útiles para el programa: carisma, personalidad de concursante, es de pueblo y su voz es de esas que puede convencer al público pero no tanto al jurado, tal como hemos visto en “Ay Pena Penita Pena“. A la espera de ver como se relaciona con el jurado y con la audiencia, podemos decir que es un favorito a ser favorito.

María José Romera: cordobesa con porte y temple muy flamenco, María José sorprendió con un timbre de voz muy similar al de su paisana Laura María Larrea, aunque con un deje pantojil mucho menor. Su versión de “Con los bracitos en cruz” arrancó muchos aplausos entre el público y probablemente mereció el pase del jurado, pero su exceso vocal y el empezar la copla por arriba le jugaron en contra.

Mari Carmen González: la benjamina de la edición (aunque aparente más edad) puede ser uno de esos diamantes en bruto que ha crecido viendo Se Llama Copla y ha llegado al programa al cumplir los 16 años. Potente en la voz y con un dominio técnico notable para su edad, hizo un “Tengo Miedo” muy correcto en el que faltó algo de personalidad pero que sin duda dejó con ganas de más. Merecido pase como concursante.

Sergio Díaz: si la hemeroteca no nos falla, el primer loreño de Se Llama Copla se estrenó con la banda cantando “Calle Ervira“. De porte masculino y con muchas opciones de vivir una interesante evolución en el programa, Sergio será de esos concursantes que irán de menos a más y que se crecerá con el tiempo, de la misma manera que empezó dudoso y acabó rematando bien. Lo que sí debe cuidar es su movimiento en el escenario que, como le han dicho, es muy errático.

María González: en la viña del señor tiene que haber de todo, y María representa ese porcentaje de concursantes que logran entrar casi de manera inesperada y con una unanimidad que crea dudas pero que en unas semanas puede convertirse en una gran evolución o en carne de reto. De momento su versión de “Los Tientos del cariño“, muy tamizada por los nervios, deja claro que tiene mucho que recorrer.

Amara Tempa: una de las voces más personales e inconfundibles del casting de esta esta edición era de la de la malagueña Amara. Poseedora a su vez de una hermosa belleza y un gran saber estar en el escenario, su actuación de “Habla con los ojos” fue buena pero no convenció al jurado. Lo más que se le pudo decir fue que los nervios le pudieron un poco pero, viendo a otras que habían recibido la unanimidad, ella también habría merecido ser concursante.

Ana María González: correcta y muy coplera, Ana María formaba parte de ese grupo de copleras con experiencia y que se ajustaba a la perfección a un tema como es “Cárcel de Oro”. Probablemente el hecho de ser de un tipo de cantante ya muy reconocida o vista le vino en contra pues, a primera vista, siempre viene bien algo de sello propio que no se terminó de ver, por lo que el jurado no le dio el pase.

Isabel Rico: poco se puede decir de una de las mejores voces que tenemos de Copla actualmente salvo agradecer a Se Llama Copla que le hayan dado a Isabel Rico la oportunidad de ser concursante y que la podamos ver cada sábado. Su andadura ha empezado de manera muy notable con “Maldito sea el querer“. La primera de muchas y grandes noches que nos dará la malagueña.

Sandra Acal: Pive ya lo dijo una vez, “Me Embrujaste” es para decirla, no para adornarla. A Sandra le pudo su deje flamenco y puso adornos donde no debía. Cierto es que su versión de esta copla le quedó muy bien, pero hacer más de lo que el tema pide cuando te la estás jugando se te puede venir en contra y, tal vez por eso, no le dieron el pase directo.

Lola Vega: cualquiera que haya visto cantar a Lola Vega sabe de su pericia, de su gusto, de su elegancia y conocimiento de la copla. La trebujenera es una gran artista que se crece en las actuaciones gracias a una técnica y un dominio de la voz que muy pocos poseen. Sobresaliente versión de “Te he de querer mientras viva” que Diego Benjumea afeó con un no.

Antonio Poceiro: diferente y con timbre muy melódico, Antonio viene a cubrir ese cupo del llamado estilo “moderno”, o esa modalidad que se define cuando el concursante no es muy coplero pero se ajusta bien a la Copla. Su buena defensa de “Cántame un pasodoble español” pero debe de ser ambicioso y no quedarse en lo que ofrece su voz pues, por muy personal que sea, el exceso de melodía y de poco coplerío hay un sector de la audiencia que no lo termina de aceptar. Buen pase como concursante a la espera de ver su evolución.

Naomi Santos: joven, salerosa y hecha un manojo de nervios que sabe controlarse muy bien, Naomi dará muy grandes noches en cuanto a vídeos y entrevistas, además de que pondrá el punto rumbero/alegre en el repertorio de las galas, por eso el jurado le habrá dado el pase porque, en su recortadísima versión de “Al alimón“, apenas la hemos visto cantar.

Jonathan Sánchez: darle un toro de Miura a una persona que reconoce no tener formación musical, y encima poniéndolo a cantar con la orquesta, no es de recibo. Jonathan no estuvo a la altura de “La Niña de fuego” (con la versión también muy recortada) y no logró el pase del jurado tras firmar una de las actuaciones más discretas de la noche.

Marta Pérez: la última en cerrar las actuaciones venía de Ronda y pudo ser de las pocas en llevar un vestuario acorde con su copla. Marta cantó “Pastora Imperio“, en una versión correcta que, por ser la última, debió de ofrecer algo más a un jurado y a un público que llevaban ya cerca de 4 horas y 14 aspirantes vistos. De haber sido más rotunda y menos dudosa a lo mejor habría tenido más suerte, pero el ser la última fue lo peor que pudo pasarle.

Son concursantes de la 7ª edición: Eugenia Sánchez, Ismael Rodríguez, Mari Carmen González, Sergio Díaz, María González, Isabel Rico, Antonio Poceiro, Naomi Santos y María José Romera (salvada por el jurado).

La décima concursante la elegirá el público entre Amara Tempa y Lola Vega el próximo sábado (fueron salvadas por María Espinosa, Carolina Caparrós y Álvaro Montes).