María José Romera: ya desde la semana pasada se la ha considerado como la coplera más flamenca de esta edición, puede que por eso María José haya querido utilizar su primera actuación para demostrar que es algo más que flamenca. Su “Quién dijo pena” no ha recurrido a las subidas ni al caracter enérgico de la canción. En vez de eso ha apostado por contar la copla, cantar por lo bajo y recoger mucho la voz. Lo que sí debe de cuidar es su sentido del ritmo, pues en la segunda parte se la ha visto con menos ganas y ha sonado plana o con pocas ganas de rematar la canción. Buen debut pero que deja con algunas dudas que, esperemos, se puedan aclarar. 6.

Naomi Santos: después haberla tres semanas convertida en una especie de diablo de Tasmania coplero, unir el nombre de Naomi a una copla como “En las cruces de mi reja” te dejaba, cuando menos, sorprendido porque, para ser su primera actuación como concursante, esta copla es mucha copla. Si el tema ha sido asignado a su propia petición, es meritorio que quiera arriesgarse y mostrar una faceta más seria o menos pizpireta para el programa. ¿Resultado? Una versión en su conjunto mejor de lo que cabía esperar, con giros flamencos bien hechos y una parte cantada bien llevada. Eso sí, los altos no los termina de controlar y tiende a alargar las vocales que van al final (algo que se hace con frecuencias para unir palabras). Tiene mucho que aprender pero queremos decirle a Naomi que se acuerde Selene Molina, esa concursante de la 3ª edición que empezó muy bien y después… quedó fuera de los 10 finalistas. 7.

Sergio Díaz: cambiarle la letra a una canción cuya letra original se sabe cualquiera puede jugarte una mala pasada, más aún cuando no te has hecho el cuerpo a un programa como es Se Llama Copla. Sergio ha cantado la versión masculina de “Rocío” que Miguel Poveda, menos conocida y que tiene la dificultad de que hay otra igual. Tal vez por eso ha estado intranquilo (ha entrado mal en las dos partes) y ha estado buscando los estribillos como si fuesen su tabla de salvación, mejorando mucho ahí la actuación. Sin ser muy coplero Sergio coloca bien la voz, el mayor pero es que debe amoldarse bien al género, pues a veces suena forzado o poco natural, aunque hay tiempo para verlo hacer mucho mejor. 6.

Eugenia García: sabe cantar en tono agudo y posee unos graves muy domados. Sabe subir, sabe ser melódico, tiene voz muy coplera y aguanta bien los garganteos. ¿Algún problema? Que Eugenia, siendo una de las concursantes con más potencial de esta edición, haya querido mostrarlo todo de golpe, yendo más allá de lo que su copla pedía. “Celos” es un tema intimista, que hay cantarlo con dulzura, sin excesos y a Eugenia le ha podido el querer demostrarlo todo. Se hubiera agradecido un menos es más y dejar algunos de sus matices vocales para otras actuaciones. Lo que si parece que se ha dejado para otra noche ha sido la expresión de la cara: casi siempre ha tenido la misma y apenas la ha aprovechado (tiene un rostro muy expresivo). 7.

Isabel Rico: muy pocas veces en Se Llama Copla alguien nos ha llevado hasta una taberna de mala muerte donde una mujer borracha y decadente nos cuenta su desgracia. Isabel Rico ha sido “La Loba“, ha cantado y contado una historia en la que asume su derrota y su existencia, sin aullidos y sin chillidos. Interpretación de matrícula, voz trabajada que aprovecha el drama (las dos partes que son solo de voz han estado sublimes) o la furia y que era y es muy necesaria en Se Llama Copla. 9.

Antonio Poceiro: la virtud y la principal arma de Antonio en el programa es su personalísima voz, muy melódica que incluso recuerda a la voces de los personajes de las películas clásicas de Disney. Esa dulzura pseudoinfantil podría venirle bien para adaptarla a la copla. ¿Qué ha pasado hoy? Que a Antonio se le ha olvidado de que iba “Noches bonitas de España” y se ha dedicado a cantar. No ha sido el único en hacerlo, pero siendo una canción tan reconocida, se ha notado más. Un poco más de decisión y un mayor corte entre palabra y palabra le habría ayudado mucho. A pesar de todo, el rapapolvo del jurado ha sido excesivo. 6.

Mari Carmen González: es una de las concursantes de este año que más y mejor puede evolucionar. Su voz es muy poderosa, llena de fuerza y caracter coplero que sabe llenar los versos, pero que hoy solo se ha visto eso. Mari Carmen ha cogido “A Tu vera” y no lo ha soltado en cuanto a voz, se ha visto tan concentrada en cantar, que su cara solo denotaba nerviosismo y se han podido contar con los dedos de una mano las veces que se ha movido o ha interactuado con el bailarín. Tan concentrada ha estado en cantar que se ha olvidado de lo demás. Un paso por detrás respecto a la semana pasada, Mari Carmen puede mejorar mucho y tiene una voz que puede dar grandes noches. Esperemos que pueda verse esa evolución. 6.

María González: como han hecho otros concursantes, María ha salido al escenario queriendo comérselo con su voz y… el público ha cenado voz y más voz. María tiene genio y temple coplero, se amolda bien a la copla y se notaba que conocía “Elvira la Cantaora” pero, como le ha remarcado el jurado, se le nota muy tensa y con exceso de voz. En rasgos generales, su actuación ha tenido una ejecución muy parecida a la de Mari Carmen, con la diferencia de que la voz de María no tiene tanta musicalidad, en parte porque su voz suena muy tensa y parece que siempre está cantando por lo alto. Un poco de relax y no querer pasarse le vendrían bien para futuras semanas. 5.

Ismael Rodríguez: el único granadino (y único superviviente de la cantera coplera) que es concursante (de momento) en esta edición, es una incognita pues es el menos marcado de los tres chicos que han entrado. Ismael se le ve con facilidad para la copla, se amolda bien a ella y tiene ganas, aunque le falla todavía una voz que tiene que aprender y un mejor saber estar. “Rosa malena” ha sido un debut ajustado a lo que podría esperarse de él, pero le ha faltado cantando lo que le ha sobrado expresando con el cuerpo. Apunta maneras pero hay que esperar para ver hacia donde tira. 6.

Lola Vega: empecemos a hablar de esta actuación por el final. Que Pive Amador le pida a Lola Vega que tenga instinto coplero y que Inma Jabato le diga que “se haga a la Copla” es una falta de respeto tremenda a una persona que lleva muchísimos años dedicados a la copla, que conoce el género perfectamente y que lleva dos años cosechando muchos y muy importantes primeros premios en concursos de canción española. Lola Vega no es desconocida para aquellos que sabemos que existe copla más allá del programa, y muchos conoce perfectamente su arte. Lo único que se podía decir de su actuación de “La Zarzamora” es que ha sido una actuación muy correcta y muy profesional, con un paseo por el escenario muy coplero, una expresión corporal notable y una voz bien colocada  que, eso sí, ha habido veces que la banda ha sonado muy alto. Buen debut de una coplera clásica que, esperemos, dejen que se luzca en el programa. 8.