Muchos habréis visto ya las fotografías de la boda del diestro Miguel Ángel Perera y Verónica Gutiérrez celebrada el pasado sábado en Salamanca en las que podemos ver a los invitados llegando a la ceremonia así como a los recién casados saliendo de la iglesia. En ese inevitable desfile de modelos sobre el que muchas y muchos ponen sus dos ojos para analizar cada uno de los estilismos han destacado varios nombres de la moda andaluza que han ocupado algunos comentarios, aplausos o decepciones en web y redes sociales. Además, los mismos diseñadores y sus propios fans nos han ido contando de quienes son los trajes. En conjunto, hemos visto de todo, pero hoy en nuestra web, miramos hacia los modelos de la boda que han llevado firma andaluza:

Comenzamos, como corresponde, con el traje de novia: a medio camino entre la bata de cola de tonadillera gracias a la profusión de volantes, y un corte más minimalista y sencillo en el cuerpo, Verónica Gutiérrez lució un diseño blanco radiante de Vicky Martín Berrocal que, a buen seguro, habrá encantado a las seguidoras de la diseñadora. La novia luce guapísima (la percha le acompaña) y el traje incluye en una misma pieza los aires andaluces y/o raciales con el protagonismo del cuello a la caja y las mangas rectas que últimamente vemos en moda nupcial.

 

De la novia pasamos al look de invitada que más nos ha gustado: Arancha del Sol iba guapísima con este traje de Juana Martín que contaba con un pronunciado escote en V en la mitad superior que imitaba la forma de una capa. El tono de coral anaranjado muy favorecedor para una boda de entretiempo. Muy agradecido también el peinado que también le queda muy bien y le añade un toque desenfadado e informal.

 

Sin duda el traje más comentado ha sido el de Lourdes Montes: no nos engañemos, este diseño de Roberto Diz es de 10, el traje es original sin recurrir a detalles rimbombantes y queda bastante elegante por muy luctoso que se vea. Vale que el color no es apropiado para una boda, pero Lourdes ha conseguido su objetivo: lograr acercar los focos a su persona.

 

Elisabeth Garrido, esposa de Morante de la Puebla, optó también por un clásico de las agujas sevillanas: Cañavate. Vestido en rojo con encaje y con varios detalles en la parte del busto, este diseño consigue ser muy elegante sin necesidad de querer llamar la atención. La invitada cumple y no le resta protagonismo a nadie.

 

En casa del herrero, cuchara de palo: las hermanas Martín Berrocal se quedaron directamente en casa y lucieron dos modelos de Vicky. Mientras que Rocío llevaba un diseño que lleva la firma inconfundible de la hermana en diseño, color, tejido y patronaje, Vicky prefirió el vestido corto y los encajes en morado para crear un look clásico y muy favorecedor.

 

Alicia Pavón, pareja del banderillero Javier Ambel, lució un look que no ha sido muy visto en las galerías de fotos de las invitadas pero que merece destacar por varios motivos. En primer lugar, el dos piezas en blanco y negro con aplicaciones en dorado da un resultado bastante elegante y apropiado, logrando un punto flamenco/barroco bastante interesante (la blusa directamente nos encanta). Acertado también el peinado a un lado con pelo suelto y los corales a juego con el mantón de manila que lleva en el brazo, que pega también bastante con el look. Lo único que nos sobra son los zapatos en color plateado, pues de haber sido en otro color habría quedado un estilismo más redondo aunque, repetimos, muy original y acertada la idea en conjunto.

 

Por último cerramos con Cristina Sánchez y su particular homenaje a los vestidos de dos piezas (con bien de raso y pedrerías como estamos viendo) que tan de moda estuvieron en los primeros 2000 en todas las bodas de pueblo y que todavía, a día de hoy, nos encontramos en algún enlace (desgraciadamente).