Si algo tiene que salir mal… saldrá mal. La ley de Murphy volvió a hacer acto de presencia en los resultados de la gala de anoche de Se Llama Copla para romper con las expectativas de la gala y dar una vuelta de tuerca que, desde luego, no favorece para al nivel de concursantes que necesita algunas mejoras y que anoche tenía una oportunidad de oro para subir algunos enteros.

Raúl Palomo era el retante de la noche, durante toda la gala vimos como al ex finalista de A Tu Vera se le trataba bien (especialmente por parte de un Maik Alexandre que ayer dejaba de presentar). Parecía que Raúl iba a ser ese retante como en su día lo fue Paco Quintana o Juanma Jerez que venía a renovar un poco el nivel de la edición y, especialmente, a que el casting de hombres subiese enteros, ya que esta séptima edición está haciendo aguas con la excepción de Sergio Díaz. No nos engañemos: el concursante de Lora del Río es el único a día de hoy con un nivel medio/alto y que puede equipararse a sus compañeras de edición que, prácticamente, están captando toda la atención.

Pero Raúl no era concursante, era retante, y había que esperar al final de la gala para conocer su destino. Una vez que cantaron todos los concursantes, la noticia de la favorita de la noche fue la primera gran sorpresa: Eugenia lograba el primer puesto del público en una noche en la que otros concursantes podrían haberlo obtenido de calle solo con sus vídeos o valoraciones del jurado. Aún así, la cordobesa se llevó el gato al agua. En la otra cara de la moneda estaban los tres concursantes más recientes: Jesús Aguilera, Sandra Acal y Mary Vico recibieron las menores puntuaciones del jurado. De ellos solo Mary Vico logró salvarse por los votos de la audiencia (fue segunda por el público). Jesús, Sandra cruzaron la pasarela, a los que luego se unió una Isabel Rico que, sinceramente, es de vergüenza que el público pase de ella y no valore su arte.

Con estos tres candidatos al reto, el retante podría tener su pase casi asegurado, pero la decisión de Eugenia rompió los esquemas: la favorita salvó a Jesús, en una maniobra que, o estaba orientada a mantener a los 10 concursantes dentro, o era la condena para Sandra Acal como luego fue. Raúl no quiso retarse con Isabel Rico y eligió a Sandra para cantar «María de la O«. A diferencia de lo que hemos visto en las últimas semanas, el reto fue de los mejores que hemos visto: buen nivel por parte de una concursante que esa noche tuvo mala suerte y buen nivel de un retante que también tuvo muy mala suerte. El resultado por parte del jurado fue empate, por lo que le correspondía a Josemi el desempate por segunda semana consecutiva, equilibrando la balanza en favor de Sandra Acal.

Tal como dijimos anoche en twitter: ni Sandra Acal merecía perder su banquito ni Raúl Palomo merecía quedarse sin entrar en Se Llama Copla. No es la primera vez que dos voces de nivel chocan en el reto, tampoco es la primera vez que el favorito salva al más débil como estrategia para que todos se queden, pero la gala de anoche era una oportunidad para que el programa fichase a alguien de nivel y, desgraciadamente, no ha sido así.

Si es verdad que las puertas de Se Llama Copla nunca se cierran, esperemos que Raúl algún día tenga la misma oportunidad que han gozado sus conocidas como Lola Vega, Isabel Rico o la misma Eugenia…