Izda-Dcha: Rosalía Zahíno, Alejandro Postigo, Pol Núñez, Pablo Lanzarote y Scalpers

El Casino de la Exposición de Sevilla vivió ayer el renacer de la semana de la moda local, ahora con nuevo nombre e identidad como ya adelantábamos ayer. Lo hacía como si naciese de nuevo pero con la sensación de que era la continuación de lo que ya vivimos el año pasado, una Pasarela en las que unas pocas de firmas que han sabido consagrarse en estos años de crisis se han unido a otras que ya lo estaban y que ahora vuelven a reclamar su hueco con más fuerza que en otras ocasiones.

En pocas palabras: Rosalía Zahíno respondió a aquellos que reclamaban un desfile suyo de novias y costura, Alejandro Postigo y Pablo Lanzarote se confirman como dos de los creadores más personales y potentes de la moda andaluza, Scalpers cubrió con creces el hueco de moda masculina y Pol Núñez volvió a Sevilla con sus trajes de novia y fiesta tras su aventura madrileña.

 

Rosalía Zahíno fue la encargada de abrir la pasarela. Lo hizo con X de Victoria, una oda a la modernidad artística que floreció en Europa a finales del siglo XIX, a esa transición entre el romanticismo y el modernismo que desembocó en los felices años 20. No faltaron las referencias a la moda flamenca ni a los lugares comunes de su particular estilo: encajes, transparencias, tul, plumas y combinaciones de tejidos estuvieron presentes tanto en novias como en trajes de fiesta.

 

Alejandro Postigo nos llevó hasta su personal jardín del Edén. Minimalismo bucólico, protagonismo absoluto de los colores pastel y aires muy chic para un diseñador que vuelve a desmarcarse una vez más de lo normal en la “moda para BBC” y demuestra que él, al menos en sus colecciones, no se rige tanto por criterios estrictamente comerciales. ¿Apuesta arriesgada? Si, pero se supone que esto es una pasarela: no venimos a ver lo de siempre.

 

Pocas personas pueden presumir de tener un estilo tan reconocible como el de Pablo Lanzarote. Tanto es asi que “Vestigios” es lo “más Pablo” que hemos visto en tres años: lentejuelas, brillos, cortes entallados, aires de Diva gay, punto kitsch en su justa medida y estilismos que en patrones son muy ponibles y comerciales pero que tiene la diferenciación en la elección de telas y colores.

 

No hemos hablado casi nunca de la moda masculina, y puede que esto sea hasta tópico, pero al lado de una buena flamenca no es difícil encontrarse algún hombre vestido por Scalpers: la firma de Rafael Medina presentó su actual colección de otoño/invierno con estilismos de diario y otros más formales, todos ellos con el toque inglés que distingue el diseño de Scalpers frente a sus competidoras, en los que se pueden intuir algunos modelos que no serán dificiles encontrar en Semana Santa, ferias y bodas.

 

Pol Núñez cerró los desfiles del miércoles con “2 Mares” colección casi homónima diseñada por Mar y Mara (madre e hija). Equilibrada el número de trajes (15 de fiesta, 15 de novia), la muestra nos dejó grandes piezas en la que el diseño se distanció del estilo años 20 tan típico de la casa. En fiesta destacaron las transformaciones de los patrones y los elaborados detalles en la espalda mientras que en novia hubo constantes referencias a la cultura griega y a la interpretación que se hizo en el Barroco de la cultura clásica.

 

Hoy los desfiles continúan con nombres como Ivan Campaña, Colour Nude o Cañavate. ¡Mañana os traeremos el resumen!