Muy poco dado a presentar colecciones con un número elevado de trajes en los últimos años (por más que su presencia sea reclamada), Cañavate ha adoptado la actitud de aquellas divas del cine y de la música que se pasean por sus creaciones y se comporta como un artista caprichoso que solo sale a escena cuando quiere. Y cuando lo hace nunca falla: no te preocupas de si es tendencia, de si se lleva o no o de si lo que presenta es bueno. Cañavate enamora, y ese sentimiento no todos lo manejan igual de bien.

«Tu sueño, mi sueño» es una fantasía kitsch, una colección de trajes y estilismos que parecen creados para ser vestidos solo por las grandes del glamour, por esas estrellas del Hollywood clásico y no tan clásico que protagonizaron las grandes historias de amor en el mundo del celuloide. Todas están representadas: Ava Gardner, Rita Hayworth, Grace Kelly, Audrey Hepburn, Marilyn Monroe, Joan Fontaine, Jane Russell o Cyd Charise participan de ese sueño que Cañavate llevó a la costura. Incluso Nicole Kidman o Julia Roberts parecen colarse en este imaginario de glamour clásico que lo mismo viste a Scarlett O’Hara de novia o nos recuerda por qué los brillos (en vez de diamantes) son los mejores amigos de una mujer cuando quiere ir radiante. Muchas ideas que no dan un conjunto o una estructura tan uniforme, como otras colecciones, pero tampoco es que haga falta. Como ya dijimos en su momento, Cañavate es un artista de obras individuales: cada uno de sus trajes es una historia en sí mismo o un motivo para apreciar su trabajo como diseñador. Una presentación suya es una sucesión de grandes momentos que con frecuencia nos recuerdan lo importante que son las divas del glamour (en calidad de musas) para los diseñadores, algo que él no oculta e incluso recrea hasta el punto de que este recopilatorio parece un coleccionable de grandes éxitos que, solo por la cantidad, te deja con ganas de más (en calidad va más que sobrado).

9 trajes de fiesta y 6 de novia que dan forma a 15 sueños por cumplir. Como ocurre en el cine, la moda también tiene algo de mágico y logra aquello de que los sueños se hagan realidad. Cañavate lo ha hecho esta vez (de nuevo). No será la última.

En líneas generales: Cañavate vuelve a hacer lo que mejor sabe, una colección corta pero intensa en la que todos los trajes tienen el mismo grado de protagonismo para que la atención no se desvíe y se consiga una vez más contentar a todas sus seguidor@s.

Destacamos: la extrema sencillez de los estilismos que, sin desentonar, hacen que solo te fijes en los trajes.

¿Qué me recomiendas?: de fiesta nos quedamos con el conjunto de blusa blanca y falda de tul transparente o el conjunto también en negro y dorado compuesto por falda y camisa. De novia nos quedamos con el que lleva la capita hecha a partir de un volante.