andrew procrid feria

Diseños de Andrew Pocrid en la Feria de Córdoba

Tras el Rocío ha sido Córdoba quién recoge el testigo de los volantes y las flamencas en una primavera andaluza que va encadenando fiestas y romerías con muchos trajes y lunares. La Feria de Nuestra Señora de la Salud ha sido la oportunidad de ver moda flamenca en la capital cordobesa, una cita en la que los volantes de firmas como Juana Martín o Sara de Benítez nunca fallan. Y a falta de un post completo con las flamencas que vimos por el Real, aquí os dejo cinco apuntes de detalles o impresiones que tuvo el que esto escribe:

  • Que es más fácil de lo que parece ver trajes de Juana Martín en una Feria. La tradicional muletilla de ¿Eso quién se lo pone? tiene su respuesta aquí. No es complicado pasear por el recinto y encontrarse con algunos trajes, entre los que no faltaron los blancos con grandes rosas rojas estampadas de su última colección.
  • Que Raquel Revuelta o Javier Villa deberían fijarse en Andrew Pocrid. El cordobés afincado en Milán ha sido un descubrimiento propio de esta Feria y que os animo a que lo conozcáis pues apunta muy buenas maneras. Puede que su estilo no juegue a grandes transformaciones ni tampoco enrevesar mucho los diseños, pero tiene un punto flamenco con tendencia al barroquismo que se resuelve con bastante buen gusto. Además la sencilla idea de ver en las pasarelas de flamenca el trabajo de alguien que vive entre Córdoba y una de las capitales de la moda es una oportunidad que no se debería desaprovechar.
  • Que a las cordobesas les gustan los volantes generosos. Sin llegar a los canasteros de mil metros, en Córdoba (tal como se intuye en las pasarelas) los volantes deben tener vuelo y tienen que moverse. Además de las flamencas de Juana o Andrew, también hemos visto las de Sara de Benítez o Francisco Tamaral, todas ellas con mangas y faldas de capa o clavel. Flamenca clásica de canastero y mantoncillo por supuesto que hay (es como en todas las Ferias), pero la sensación que me llevo (visto desde fuera) es que el calor anima a las cordobesas a experimentar más con la moda flamenca.
  • Que en la colección de Aldebarán había trajes o looks para Feria. Su apuesta por una colección romera y campestre, redondeada con un estilismo muy bien ejecutado, hizo que la propuesta se viese como menos flamenca, pero parece que ha habido faldas o camisas vistas en SIMOF que, aún pareciendo más óptimas para el Rocío, también se pasearon por la Feria.
  • Que las copias de Juana Martín son un desproposito. Antes de que nadie diga nada: ya se que la cosa está muy mala, que el precio de un traje es prohibitivo, que no todo el mundo se lo puede permitir y que todo el mundo conoce a alguien que cose como los ángeles… Todo eso ya lo se, pero copiar a alguien que juega en Champions sin aproximarse a su presupuesto o a la profesionalidad de su equipo de costura es como querer imitar a Beyoncé con una peluca comprada en un chino: lo sentimos pero no. Y Juana Martín no se libra de los copias: esta vez con una imitación de un traje de su colección ‘Amaya’ que ni estaba hecho en el mismo tejido ni tenía la mitad de gracia en el corte de los pétalos/volantes… (la costura/patronaje de la copia dejaba bastante que desear). Y ojo, siempre digo que cada uno/a haga lo que quiera, pero creo que ir con un traje MAL HECHO (sea copia o idea propia) es un insulto a la moda flamenca.