cristina-garcia-simof-2016-1

En 1978 Grace Jones cumplía 30 años. La diva jamaicana lanzó también por aquel entonces su segundo disco, ‘Fame’, motivo que le sirvió para unir dos celebraciones en una conocida discoteca de Nueva York. No fue en Studio 54, sino en LaFarfelle Disco donde tuvo lugar esta fiesta cuyas imágenes están (afortunadamente) en internet. Ese testimonio gráfico es el mejor ejemplo de lo que fue la noche neoyorkina a finales de los 70, unas noches en las que la música disco ponía banda sonora a la apertura sexual y de mentes de la sociedad o en las que las celebridades se unían a la juventud más chic o a personas anónimas que lograban entrar a discotecas como Studio 54 solo por sus caras (o ropa) bonitas. Una celebración sin parar en la que apenas se dormía. Una fiesta que no se sabía cuando empezaba o terminaba. Una ciudad que, desde entonces, no conoce el ‘Silencio‘.

cristina-garcia-simof-2016-31

Ese recuerdo de colores saturados, de cuerpos teñidos por luces de neón, de brillos y lentejuelas recorriendo siluetas femeninas o masculinas, de transparencias que arropaban la liberación sexual o de personas que vivieron deprisa su juventud se meten en cada una de las costuras de la nueva colección de Cristina García. ‘Silencio’ es Donna Summer cantando ‘Hot Stuff’, es fiebre del sábado noche con música de los Bee Gees, es Diana Ross y Gloria Gaynor porfiando por ser la reina del brilli brilli afroamericano, es Boney M haciendo del kitsch en clave dorada todo un arte, es Amy Stewart tocando madera porque no quiere perderte… Es una noche vestida de negro y blanco que no acaba, es un volante voluminoso que quiere ser bola de discoteca, es una flamenca que se sabe diva, una explosión de color que busca hacer del exceso algo bello.

cristina-garcia-simof-2016-7

Son demasiadas cosas que se condensan en tan solo 20 trajes… ¿Y qué? Si algo hemos aprendido de los 80 (con permiso de los últimos 70) es que los excesos no tienen nada de malo si se saben llevar bien. Y esa es la principal virtud de Cristina: la diseñadora ha llevado a Nueva York todo su arsenal de flamencas que no entienden el lenguaje de la sencillez, ha apostado por dar a sus volantes ese toque de fiesta que pide bailar disco en la pista y no sevillanas, ha sido libre dentro de su estilo, ha convertido el tul en la esponja perfecta que absorbe toda la inspiración de la música disco y ha hecho lo que le ha dado la gana, regalándonos tal vez la colección que debió seguir a su propuesta como novel allá por 2013… Y ojalá que todos los años haya en la pasarela un ‘Silencio’ que haga tanto ruido.

En líneas generales: Cristina García ofrece una flamenca que mira al Nueva York de los últimos años 70, que se recrea en las noches de Studio 54 y que no entiende la palabra discreción… Y ni falta que le hace. El resultado es una colección que logra coronarse como de las mejores de este año sin caer en recursos externos a la moda como uno de los ejes del pop actual.

Destacamos: todo, absolutamente todo, está hecho para pisar la Feria de Sevilla. Incluidos los complementos de BoRo.

Ahora suena: Grace Jones, ‘Fame’.

Nuestra selección: nos quedamos con TODA LA COLECCIÓN el traje blanco con pompones rojos, el mono de flecos azul y el traje morado y negro.

cristina-garcia-simof-2016-6 cristina-garcia-simof-2016-12 cristina-garcia-simof-2016-16

Puedes contactar con la diseñadora por facebook.

.

cristina-garcia-simof-2016-30