Paquita Rico: Folclore, Belleza e Historia

Historia de la Copla, Historia del Cine Español, Historia del Folclore.

Sevillana, trianera, coplera y poseedora de una más que envidiable belleza, Paquita Rico nos ha dejado todavía un poco más huérfanos a los amantes del folclore español, a los seguidores y nostálgicos de un movimiento cultural cuyo legado llega hasta nuestros días y, como hemos dicho en varias ocasiones, está muy complicado que se repita. Como dice la copla: “De las de peina y mantón que pocas vamos quedando”… Ha sido a los 87 años cuando el telón se bajó para Paquita Rico pero su estrella (y su inolvidable sonrisa) nunca se apagará.

Si algo podemos destacar de su trabajo y de todo el patrimonio audiovisual que nos deja es la belleza que irradiaba siempre en cada plano y en esa versatilidad que la llevó a ser considerada actriz y tonadillera de la misma manera, sin poner un oficio por delante del otro (como si les pasó a algunas de sus compañeras a las que se recuerda más por cantantes y apenas como actrices). Una artista completa que recitaba la tonadilla al mismo tiempo que bailaba, interpretaba (ojo a sus primeros planos) y… desfilaba, porque mientras el clasicismo de la moda flamenca se le atribuye a Carmen Sevilla o a Marisol, Paquita Rico fue uno de los primeros maniquíes españoles que, en cine y televisión, lució diseño y costura con sello puramente español, llevando a veces batas de cola, otras veces diseños de fiesta, pero siempre con volantes o con ese empaque costumbrista que, a día de hoy, inspira a muchos de esos diseñadores.

Todas esas facetas de Paquita Rico, una artista y folclórica completa que vivió siempre ante los focos del espectáculo y no de los escándalos, se ven en estos 7 vídeos en los que el glamour, la elegancia, la belleza y la versatilidad interpretativa son el denominador común con la que hoy recordamos a una grande de nuestra cultura. Descanse en paz:

 

Pasodoble “El Beso” en la película “El balcón de la luna“, una película obligada para los adeptos del folclore. La bata de cola que Paquita lleva en la actuación es historia de la moda flamenca.

 

El anzuelo” de la película “Curra Veleta“, una preciosa copliya de estilo costumbrista y en el que podemos apreciar como la música no siempre cortaba el ritmo narrativo de los largometrajes y en la que Paquita hacía gala no solo de su belleza, también de su carácter.

 

No se va la paloma blanca” también de “Curra Veleta“. El gusto por aprovechar el primer plano de las folclóricas en cada actuación se veía siempre en la sonrisa y en la mirada de una Paquita que era expresiva por naturaleza. Por cierto, ojo al traje que puede dar alguna que otra idea.

 

Romance de la Reina Mercedes“. Desde que se conoció la noticia de su deceso lo más recordado está siendo su papel como María de las Mercedes en “¿Donde vas Alfonso XII?“. La Reina sevillana por excelencia no pudo tener una mejor representación en cine, aunque aquí nos quedamos con la madurez de Paquita en Cantares.

 

Qué malos son los hombres“, tanguillo-rumba del film “Ventolera”. Otro ejemplo de la conjunción entre música, cine y moda que nos dejaban las actuaciones de Paquita.

 

Suspiros de España“, elegantísima versión del legendario pasodoble que aparece a modo de actuación en la película “Suspiros de Triana“. No suele haber mucha unanimidad sobre cuál de los miles ‘suspiros’ es el que debería quedarse como el oficioso, pero no hay duda que esta actuación de Paquita es de las más compartidas, admiradas e imitadas.

 

La casualidad ha querido que en una noche de julio, en una noche que bien podría ser del genuino Madrid verbenero que inspiraba el “Ay que calor” fuese el momento en que decíamos adiós a Paquita Rico. Curiosamente, era este número el que abría “El balcón de la luna” y en él la trianera compartía protagonismo con dos leyendas del folclore: Lola Flores y Carmen Sevilla. Cine, tonadilla, belleza y comicidad. Todo unido en una pieza que es #HistoriaDeEspaña y con la que cerramos este recuerdo a Paquita Rico.

Y recuerden: pa nosotras las andaluzas, una amiga es sagrá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*