Se fue un abril de pasión para recibir un folclore de mayo. Se abren las puertas de los patios, las vecinas sacan los metales, los geranios florecen en las macetas, el ajuar de bordados y cobre toma la calle… Es el momento de vivir nuestra cultura en la calle, de transformarla en un hogar efímero donde convivimos durante cuatro días entre cante, almirez, pandereta y vino.

Las Cruces de Mayo de Lebrija se engalanan para recibir el mes de María, los mantones de manila y las colchas se unen a las flores para vivir la exaltación de la Cruz en un pueblo que lo canta por corraleras, que lo vive hastaeldía y que tiene en el sentir popular una fuente inagotable de inspiración. En las Cruces se crea, se improvisan las letras, se buscan imágenes nuevas sobre un fondo que encierra décadas de historia o se intenta recuperar esa parte de nosotros que vivíamos cuando eran otros tiempos. Se hace pueblo y se reencuentran las amistades. Tal como decía una vecina “yo no sabía leer ni escribir, pero en las Cruces aprendí a cantar, a bailar, a estar con la gente y a vivir la fiesta rodeada de los vecinos“…

Un sentir que muestra lo que han sido el folclore y las tradiciones para forjar nuestra identidad al que le ponemos hoy color, belleza y volantes. Puede que en las Cruces de Mayo con un ramillete de geranios (más que de claveles) sea suficiente para salir al tablao a bailar en una fiesta que a la medianoche comienza a recrear un soniquete de almirez y palmas que se extiende por las calles de Lebrija por las que van todas las cruceras. Se crea así una estampa y un ambiente en el que se recibe a todo el mundo con los brazos abiertos, donde una Cruz es la de todos y los vecinos se convierten en familia…

Y como dicen las corraleras, ya llegó la Cruz de mayo la fiesta de las mujeres. A ellas, que visten la cruz desde siempre, que están preparando en sus casas todo para que a la noche no nos falte ni gloria y que son las primeras en salir a cantar y a tocar las palmas les dedicamos este ‘Folclore mayo’ lleno de volantes, colores, flores y tradición:

Créditos:
Dirección de arte y fotografías: Cayetano Gómez
Asistentes: Pedro Béjar y Antonio Colorao
Diseños: Pedro Béjar, Rocío Martín, Pepa Garrido,
Pitusa Gasul, Francisco Valverde y Slava.
Maquillaje y peluquería: Carmen Muñoz
Modelos: Marina Gallardo y Carmen Pantuso
Agradecimientos: Carmen Puerto, Celia Pérez,
Hermandad de los Dolores de Lebrija, Hermandad de la Humildad,
vecinos de los Cuatro Cantillos y vecinos de ‘El Rincón’.