SIMOF pega el salto a Madrid. La principal pasarela de moda flamenca amplía la celebración de 25 aniversario con la presentación y puesta de largo de un evento que veremos en 2020 y con el que se busca que las firmas que presenten colección el año que viene lo hagan en Fibes y en la capital de España. Como primera toma de contacto se celebrará un desfile el próximo jueves 13 de junio en el Hotel Wellington de Madrid en el que ante 300 invitados veremos un diseño de: Adelina Infante, Andrew PocridAntonio Gutiérrez, Atelier Rima, Calandria, Carmen Vega, De Lunares y Volantes, Ernesto Sillero, Francisco Tamaral, Gil Ortiz, Javier García, José GalvánJosé Raposo, Loli Vera, María Ramírez Flamencas, Miriam Galvín, Pedro Béjar, Pilar Vera, Sergy Garrido y Tapiju, Sonibel, Teresa Ninú Atelier y Yolanda Moda Flamenca a los que se les unirán Victorio & Lucchino que ya presentaron este año una colección cápsula de flamenca. La semilla, por tanto, está plantada y solo hay que esperar que florezca entre medios, personalidades e influencers que todavía siguen viendo la flamenca con unas miras que no terminan de encajar en el formato actual que quienes si conocemos el sector ya sabemos que hay sobre la pasarela. Ahora bien: ¿Qué es lo debería proyectar esta presentación?, ¿Qué retos afrontan Doble R y Fibes con esta nueva aventura?

La Moda Flamenca ha cambiado y la prensa generalista (incluida la de moda) tiene que enterarse de una PUTA vez. Básicamente esa frase sería nuestro resumen de todo el post. No nos cansaremos de decirlo nunca: la moda flamenca ha cambiado, ha evolucionado, se ha modernizado y ha hecho hueco a unos diseñadores que son creativos pero que a la vez saben como manejar el traje o la inspiración flamenca para que los volantes sean un espectáculo en pasarela y en la Feria. Quién no quiera darse cuenta, que se aparte. Ya no valen esas crónicas de “se llevan los canasteros“, ya no valen esos decálogos desfasados, ya no valen frases lapidarias tipo “a la feria hay que ir como se va siempre” delante del grueso de los diseñadores que se parten el cerebro por hacer que esto avance. La Moda Flamenca ha cambiado y con ese mensaje deberían ir Fibes y Doble R a Madrid para hacérselo ver a la prensa capitalina. Tal vez así nos quitemos de encima complejos o tópicos que aquí abajo hemos superado y consigamos que, a lo mejor, SIMOF ocupe ese tercer puesto (detrás de MBFW Madrid y la 080 de Barcelona) que por derecho le corresponde entre las pasarelas nacionales.

O se hace bien o no se hace. SIMOF Madrid es una prueba de fuego similar a la del cambio de emplazamiento del propio SIMOF que vivimos hace tres años, y la premisa que se baraja para esta presentación es la misma que la de aquel: o sale perfecto o sale perfecto. Cierto es que en Doble R ya acostumbran a trabajar con esa presión de que se les va a mirar con lupa y el resultado siempre es bueno en cuanto a su trabajo de organización, pero aquí se debe conseguir que de verdad haya un mínimo de interés de la prensa de moda y que la imagen que se transmita sea de modernidad, de avance y de que tenemos un sector único en la costura española. Este salto de ciudad tiene que enfocarse a la idea de que SIMOF es un punto de reunión de diseñadores de moda y no una convención de modistas. Eso se consigue dando más importancia a lo que hay desfilando que a quienes están sentados en primera fila y no se crean que lo digo gratuitamente: hay redactoras de las principales cabeceras de moda que no dudan en dejar en evidencia a un desfile cuando lo menos interesante del mismo ha sido lo que ha salido en pasarela.

El concepto a mostrar es difícil pero no imposible. Acuden a esta cita más de 20 diseñadores de la última edición de SIMOF habiendo sitio tanto para los clásicos como para los más modernos. Obviamente la fecha no ha permitido que muchos de ellos se entreguen a un traje con la dedicación que le habrían otorgado en otoño ni a que se puede homogeneizar la propuesta más allá de los colores (rojo o negro son los permitidos), pero la consigna puede funcionar ya que la balanza de lo que la prensa no especializada espera ver se equilibra con creces con aquellos nombres que van por delante del resto y deben dejarlo claro en la presentación.

Con todo esto, nos queda claro que no todo se conseguirá a la primera, pero que si esta aventura se ha iniciado es porque quienes están tras las siglas de SIMOF están seguros de lo que hacen. El Salón Internacional de la Moda Flamenca es una marca potentísima pero vive un momento que no está para muchos márgenes de errores, por lo que habrá que ver a donde nos llevan estos movimientos que han calculado desde Doble R. La idea, desde luego, pinta muy bien y el equipo de Raquel Revuelta sabe perfectamente que tienen en su cartel a algunos de los nombres que definen la actualidad del sector. Ahora solo falta que eso que sabemos todos se imponga a la imagen y al tópico de los que, al menos nosotros, ya hemos salido.